Hablamos con Cristian Mansilla sobre su actualidad y su nuevo EP Equinoccio

"En un sentido general las canciones describen ciertos viajes de introspección que suelo hacer a menudo…"

Cristian Mansilla

Cristian, ¿tenés banda fija para salir a tocar?

Por el momento estoy solo yo con mi guitarra preparando un set acústico/eléctrico con la máquina. Aunque en un futuro no tan lejano me fascinaría poder formar una banda para interpretar estas y otras canciones que están esperando ser preproducidas.

¿Cómo fueron tus comienzos?

Tuve mi primera guitarra a los 16 y a partir de ahí no paré nunca. El primer proyecto que formamos con unos amigos fue una banda de rock que se llamaba “La Psico y sus Lokitos” en la cual era guitarrista, y tocábamos en los pubs de la zona. Hacíamos covers de Viejas Locas, Pappo, Los Redondos, etc.; después empezamos a hacer nuestras canciones que las llegamos a grabar en EP que quedó para el archivo. Fueron los primeros escenarios que transité lleno de ambiciones a las que puede apuntar un pibe de 18 años tocando con amigos… Era todo autogestivo lo nuestro. Me acuerdo que para los shows que iban saliendo, el cantante (y amigo) hacía los flyers a mano, los fotocopiábamos y salíamos a las 2 AM a hacer la pegatina. Fue una experiencia súper hermosa esa banda.

¿Cómo te describirías desde lo musical?

Soy un tanto indeciso con lo que quiero hacer… Me suelo enamorar temporalmente de X banda o solista y eso termina influyendo en las composiciones que voy haciendo. Si bien conozco muy bien mis limitaciones, siempre apunto a plasmar la mayor cantidad de ideas que vayan saliendo. Por el momento estoy experimentando mucho con cajas de ritmo y sintetizadores, para crear canciones desde un lugar diferente y no tan de guitarra y voz.

Más allá de la situación actual, ¿cómo ves la escena emergente de hoy día?

Más allá de lo estresante de estar viviendo una pandemia mundial, agradezco muchísimo tener la posibilidad de estar viviendo esta época de la música. Hay un abanico tan grande de proyectos artísticos, y con tan buena calidad de producción, que es imposible no encontrar algo que te vuele la cabeza. Si bien siempre hay uno o dos géneros que lideran el mercado, estamos en una época en la que muchos proyectos están a la par de popularidad haciendo músicas totalmente diferentes y eso es algo que refleja la apertura de la gente para escucharlas. Creo que hay que seguir por ahí.

Toda la movida de redes sociales hace muy fácil compartir tu material (antiguamente dependiente de discográficas y demás), pero también más grande el espectro al cual accede el público (antes era más una cuestión de curiosidad encontrar bandas emergentes y ahora están todas en Spotify). ¿Cómo ves toda esta realidad?

Como fan de lxs artistas que escucho, las plataformas de streaming se volvieron la colección de discos más grande de la historia… Como artista creo que la posibilidad de difusión de tu material que te dan las redes y las plataformas son sumamente aprovechables y en un principio la distribución digital no está tan fuera de alcance. De todas maneras, tu música está ahí, pero hace falta guiar un poquito a la gente para que llegue a escucharla. Manejar una buena estrategia de marketing y tocar mucho es lo que aporta más a que la gente te conozca y el proyecto florezca sosteniéndose en el tiempo. En ese sentido, no es muy diferente a épocas pasadas.

¿Qué nos pueden contar sobre tu primer EP "Equinoccio"?

"Equinoccio" es un EP de 6 canciones, todas de mi autoría, que fueron producidas por Milton Del Real en su estudio “La Casita del Ekeko” en Gaiman (Chubut). Tanto en la densidad de los arreglos musicales como en la fotografía del EP que hicimos con David Gurfinkiel se buscó una estética minimalista.

En lo musical tiene una esencia acústica acompañada por cajas de ritmo, sintetizadores y voces procesadas, y el arreglo de cuerdas que hizo Milton para “Este Sol” que cada vez que lo escucho se me cae una lágrima seca.

En un sentido general las canciones describen ciertos viajes de introspección que suelo hacer a menudo… Algunas hablan de algún tipo de amor, otras resultaron de momentos de autoanálisis y reflexión en la orilla del mar, y otras intentan decir algo que trascienda de alguna manera para quien quiera darle ese espacio en su vida.

¿Cómo llevaste el aislamiento? ¿Y estás armando algo para tu público, ya sea presencial o a distancia?

Anímicamente fue muy difícil... Lo positivo es que vivís la experiencia y podés reconocer a qué rincones no te gustaría llegar de nuevo. Nada muy diferente a lo que vivió o vive gran parte de la sociedad. En lo artístico estuve terminando de preproducir el EP, y como no se podía hacer shows en vivo se me ocurrió hacer el “Home Tour 2020” por Instagram. Fue una serie de “lives” en diferentes ambientes de mi casa en donde me di la libertad de experimentar con reversiones de canciones propias y de otrxs artistas. Tuvo un recibimiento re lindo…

En este momento estoy preparando un live para el 9/04, y un show el 11/05 en La Dama de Bollini, un bar muy bonito en Recoleta.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharte y seguir tus novedades?

Pueden escuchar EQUINOCCIO en todas las plataformas de streaming (Spotify, Apple Music, Deezer, etc.), o suscribirse a mi canal de YouTube donde pueden ver el videoclip de “Caricias de sal” o la sesión que hicimos con Milton para “Ventanas al mar” y “Viento”, y en las redes pueden encontrarme en Instagram como cristianmansilla_musico y en Facebook como Cristian Mansilla.

¿Cómo se llevan con las redes sociales? ¿Las manejan ustedes o laburan con alguien?

Reconozco que a veces cuelgo con mantener una regularidad en las publicaciones y es ahí donde tengo que “llamarme la atención” para no aflojar… Está en mis planes formar un equipo de trabajo que, entre otras cosas, incluya una persona que me ayude con las redes, pero por el momento estoy asesorándome por mi cuenta y aprendiendo a usarlas sobre la marcha.