Nataniel Kominiarz nos habla de Eneca y su nuevo material

"Mercurio retrógrado nace (un poco por accidente) de una idea general de situaciones y vivencias humanas que se escapan de nuestro control"

Eneca

Nataniel, ¿Quiénes te acompañan en ENECA?

Por suerte tengo gente que está bancando el proyecto desde el comienzo. Marian, que cumple el rol de productor/compositor y cantó en uno de los temas (Vamos hablando). Mi profesor de canto, Sebas, que está siempre atrás dando una mano con todo, desde asesoría hasta producción en su estudio Crazy Diamond. También Vera y Roro, que me acompañan siempre desde lo estético y me dan una mano con las redes.

¿Cómo fueron tus comienzos en la música?

La música me acompaña desde que tengo memoria. Siempre fui de escuchar muchas bandas de distintos géneros hasta que un día, entrando en la preadolescencia, se me dio por complementar el escuchar con el hacer. Comencé haciendo clases de batería para luego formar una banda en el colegio, Circa Baires. Sacamos un EP y lo presentamos en un par de bares. A mí me encantaba, pero sentía que me faltaba algo desde lo performático y expresivo, digamos. Así es que surge ENECA.

¿Por qué ENECA?

N K son las iniciales de mi nombre. En algún momento de mi adolescencia, varias personas empezaron a llamarme así (no recuerdo si por iniciativa del resto o fue algo más autorreferencial). Era un chiste y quedó.

¿Cómo describirías el proyecto desde lo musical?

A medida que pasa el tiempo, me doy cuenta que me cuesta más identificarme con una forma. Si bien este primer EP tiene un estilo bastante marcado, lo que se viene es una suerte de ruptura estructural de género, como se empieza a ver en el último tema del EP. Viéndolo de cerca, vemos pop, vemos hip hop, electrónica, canto, rap, guitarras; pero de lejos, el género musical se empieza a hacer algo más subjetivo, encarnado en la piel de quien lo expresa. O por lo menos así lo percibo, y es a lo que apunto.

Más allá de la situación actual, ¿cómo ves hoy la escena emergente?

Cada vez es más accesible autogestionarse en lo musical, lo cual hace que haya cada vez más gente haciendo música. Las redes sociales y el acceso a más herramientas para producir y promocionarse impulsaron a muchxs artistas (incluyéndome) a meterse en un mundo que antes era mucho menos accesible. También el trap, acá en Argentina, hizo que mucha gente se interese por hacer música. En el 2017 hubo un boom que se siente hasta el día de hoy, aunque cada vez menos. El devenir del trap está generando cosas muy interesantes, con artistas que se quieren sumar a la movida pero reinventándola a su manera, difuminando un poco sus límites y dando lugar a que aparezcan cosas nuevas.

Toda la movida de redes sociales hace muy fácil compartir tu material (antiguamente dependiente de discográficas y demás), pero también más grande el espectro al cual accede el público (antes era más una cuestión de curiosidad encontrar bandas emergentes y ahora están todas en Spotify). ¿Cómo ves toda esta realidad?

Las redes permiten a cualquiera que tenga acceso a ellas poder expresarse y lograr que te escuchen. Eso es lo que está buenísimo. Poder acceder al material que quieras, dónde y cuándo quieras. De todas maneras, no podemos obviar que los algoritmos no siempre juegan a tu favor. Es una visibilidad selectiva, digamos. Quien puede pagar o tiene acceso a contactos va a estar siempre un paso adelante. Ahí está el dilema: si no queremos fomentar el oportunismo, tendríamos que apartarnos. Pero si nos apartamos, no nos ven. Hay que encontrar un equilibrio entre las herramientas que nos brindan las redes y estrategias alternativas que no nos aten a ello.

¿Qué nos podés contar sobre tus 3 nuevos sencillos?

"Mercurio retrógrado" nace (un poco por accidente) de una idea general de situaciones y vivencias humanas que se escapan de nuestro control. Cuando las canciones empezaron a ser maquetadas, hace varios meses, no fueron pensadas como EP sino como canciones individuales. Me di cuenta que "Vamos Hablando" y "Bondi" tocaban temas que le competen a Mercurio (comunicaciones, transportes) y ahí todo cerró.

Tanto este EP como los siguientes dos (también de tres canciones), plantean una progresión desde lo individual hacia lo colectivo. Vamos hablando es un pop de tonos claros que da lugar a Bondi, con tonos más oscuros y ochentosos. El proceso culmina con "Mercurio Retrógrado", que comienza con una sonoridad similar a la que veníamos escuchando, pero con una ruptura que invita a seguir el viaje en la siguiente etapa.

Seguimos sin shows en vivo como antes, quien sabe por cuánto tiempo más. ¿Cómo lo llevás? ¿Planeás algo especial (y a la distancia) para los seguidores?

No tener la presencialidad es una gran limitante, pero me parece que está bueno tomarlo como una oportunidad para buscar nuevas formas y herramientas de mostrar lo que uno hace. El streaming tiene cada vez más lugar en la escena y por supuesto que ya tomamos cartas en el asunto jajaja. Pronto vamos a hacer una presentación del EP de forma virtual con elementos que trascienden lo musical para vaticinar lo próximo que se viene.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharte y seguir tus novedades?

Pueden buscarme en Instagram como @eneca.mp3 donde voy a estar subiendo contenido a la espera del próximo EP. Mientras tanto, pueden escucharme en Spotify como ENECA.

¿Cómo te llevás con las redes sociales? ¿Las manejan vos o laburás con alguien?

Más o menos. Nunca fui de darle mucha bola. Siento que la gente de mi generación está en un lugar incómodo con las redes, porque transitamos la adolescencia viviendo el “prueba y error” de las redes que más se usan hoy en día. A veces me cuesta proyectarme en un espacio virtual, pero por suerte tengo varixs amigxs artistas y que trabajan en medios que me acompañan.