Pablo Vidal entró a grabar un tema en prepandemia y salió con un EP en septiembre... Cosas que pasan

"Me parece bárbaro que con mínimas herramientas cualquiera pueda poner a disposición del resto del mundo su música."

Pablo Vidal

Pablo, estás presentando tu EP "Sobrevida". ¿Qué nos podés contar?

Es un EP solista de 4 canciones que edité a principios de septiembre. El productor del disco es Francisco Cadierno y lo grabamos en La Plata, en el estudio El Zumbido. Tuvimos que demorar un poco su evolución por cuestiones de salud pública.

¿Quiénes te acompañaron durante la grabación?

Participaron Francisco Cadierno, que además de productor y arreglador del disco, tocó los cellos y algo de percusión. Nahuel Acosta grabó contrabajos y órgano rhodes. Se sumó Diego Martez, cantor invitado en el track 2 "La Trama Panal". Y finalmente del otro lado del vidrio estuvo siempre Matías Olmedo, quien además de grabarnos, mezcló y masterizó el disco.

Es un EP super corto, apenas 11 minutos y 4 temas. ¿Qué te llevó a esta determinación?

En realidad la idea era grabar una sola canción. Para eso nos juntamos originalmente con Francisco Cadierno, para producir UNA canción. El hecho de que sea un EP es fruto de nuestro entusiasmo y de su insistencia: "¿Tenés más canciones para mostrarme?". ¡Cualquiera que me conozca sabe que hacerme esa pregunta a mi es un peligro!

¿Cómo lo describirías desde lo musical?

Folk de cámara.

Seguimos todos de cuarentena, un poco menos guardados, pero aun limitados. ¿Cómo lo llevan? ¿Arman ensayos desde sus casas o juntadas virtuales a tocar un poco? ¿Planean algo especial (y a la distancia) para los seguidores?

Nos juntamos a brindar por zoom cuando salió el disco y a futuro es muy posible que encaremos una presentación de disco por streaming, sumándole a las 4 canciones de Sobrevida, otro puñado de canciones de otros discos y proyectos en los que anduve.

¿Por qué elegiste el formato del solista por sobre el de la banda?

En realidad los alterno, son universos complementarios. En el caso puntual de Sobrevida, sentí que las canciones encontraron su punto justo con esta formación, que dista mucho de la formación de batería-bajo-2 guitarras que solemos usar en Los Valses (la banda donde toco). Del mismo modo hay otras canciones de mi cosecha que desde su misma gestación ya sé que son para Los Valses.

Más allá de la situación actual, ¿cómo ven hoy la escena emergente, y en especial de la platense que siempre es tan rica y variada?

Acá bandas siempre hubo y siempre va a haber. Algunas buenas, otras no tanto. El problema ahora es que se nos están muriendo los lugares para tocar. El panorama para el año que viene es medio de posguerra, y seguro van a seguir saliendo bandas nuevas a la superficie, pero a este paso vamos a terminar tocando en plazas colgados de algún grupo electrógeno prestado.

Toda la movida de redes sociales hace muy fácil compartir tu material (antiguamente dependiente de discográficas y demás), pero también más grande el espectro al cual accede el público (antes era más una cuestión de curiosidad encontrar bandas emergentes y ahora están todas en Spotify). ¿Cómo ves toda esta realidad?

Me parece bárbaro que con mínimas herramientas cualquiera pueda poner a disposición del resto del mundo su música. Con pocos recursos podés ingeniártelas para, al menos, darte a conocer. Lo mismo con los estándares de calidad de audio, celebro que se haya diversificado al punto de que cualquiera en su casa pueda grabar un disco y figurar en Spotify al lado de cualquier otro disco hecho a escala industrial. Después cada unx va viendo cómo y por dónde, pero de movida ya tenés algo ahí que lxs demás pueden conocer.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus novedades?

Estoy en Instagram, Facebook, Twitter como Pablo Matías Vidal. Y mis discos están en las habituales plataformas de streaming, en Bandcamp y en YouTube. Lo mismo con Los Valses y Los Amorosos, los otros dos proyectos donde toco.

¿Cómo se llevan con las redes sociales? ¿Las manejan ustedes o laburan con alguien?

Por ahora me encargo yo de ese trabajo. Es divertido aunque sostenerlo en el tiempo puede resultar algo tedioso. Cada tanto me tomo vacaciones.