Con ustedes Santiago González, parte de la banda ganadora de Camino a Abbey Road 2019: PUM

"Abbey Road dejó la vara muy alta. Y nos cambió de por vida."

¿Cómo forma actualmente PUM?

Actualmente PUM está formado por Joaquín Baglietto en voz, Santiago González en guitarra y voz, Nehuen Chumbita en bajo y coros, y Alan Castillo en batería.

¿Cómo fueron sus comienzos?

PUM nace allá por Junio/Julio de 2014 con Santiago González como miembro fundador. Los comienzos de la banda fueron en zona oeste, y con el correr del tiempo, tras varias formaciones, en 2018 se constituye de la manera en que sigue hasta el día de hoy.

¿Cómo surge su nombre?

PUM significa presente, universo, música.

¿Cómo se describirían desde lo musical?

Somos una banda con impronta rockera, pero con mucha identidad. Las etiquetas son para encasillar las cosas, y nosotros somos libres.

Más allá de la situación actual, ¿cómo ven hoy la escena emergente?

La escena emergente siempre trae buenas cosas, por suerte nos encontramos ahí, en este presente un poco extraño por la pandemia. Pero traemos un disco nuevo, hecho en el mejor estudio del mundo. Y en este contexto la gente puede escucharlo más detenidamente. Es un poco un salvavidas (para nosotros lo es).

Toda la movida de redes sociales hace muy fácil compartir tu material (antiguamente dependiente de discográficas y demás), pero también más grande el espectro al cual accede el público (antes era más una cuestión de curiosidad encontrar bandas emergentes y ahora están todas en Spotify). ¿Cómo ves toda esta realidad?

Las redes sociales son una herramienta para que la gente te conozca. Hay muchísimas cosas buenas y otras no tanto. Pero nos adaptamos y nos hacemos cargo de que sin eso no pasa nada. Por eso le damos bola, y tratamos siempre de generar contenido, con cierta estética y cuidando mucho nuestro arte.

El año pasado ganaron el Camino a Abbey Road, pudiendo acceder a grabar en los míticos estudios de Londres. ¿Cómo fue la experiencia del concurso primero, y luego el gran premio?

Abbey Road nos cambió la vida, y ya no volvés a ser la misma persona una vez que pasaste por ahí.

La verdad es que al concurso fuimos con cero expectativas y a medida que fuimos pasando las diferentes instancias eso que parecía muy lejano, se puso delante nuestro.

Una vez que ganamos fueron varios días de procesar todo, y cuando por fin pisamos el estudio fue algo muy fuerte.

Abbey Road dejó la vara muy alta. Y nos cambió de por vida.

Contaron con la producción de otra leyenda como es Michel Peyronel (bateriasta de Riff y ahora en Humanoides Disidentes) y la ingeniería del maestro Alvaro Villagra. ¿Cómo fue laburar con ellos?

Grabar con Alvaro Villagra fue lo mejor que nos pudo pasar, ya que gracias a él, el disco suena con una calidad increíble y de nivel internacional.

Con Michel tuvimos muy buena relación y se llegó a buen puerto en cuanto a la forma de las canciones e intenciones de la tocada, pero muchas otras veces tuvimos algún desacuerdo. Es lógico cuando una banda trabaja con alguien ajeno a ella, o desconocido, pero por suerte las canciones fueron potenciadas por ese trabajo de tire y afloje.

¿Y el resultado? ¿Qué nos pueden contar del disco?

Nos adaptamos muy bien a la cuarentena, ya que estuvimos siempre activos, ya sea grabando a distancia o preproduciendo canciones nuevas.

Por suerte ahora que se flexibilizó un poco la cosa, nos juntamos a ensayar para preparar la presentación streaming de “Cruza El Laberinto”; siempre tomando todos los recaudos y protocolos de higiene.

Seguimos todos de cuarentena, un poco menos guardados pero aun limitados. ¿Cómo lo llevan? ¿Arman ensayos desde sus casas o juntadas virtuales a tocar un poco? ¿Planean algo especial (y a la distancia) para los seguidores?

Los próximos planes de PUM son preparar la mejor versión de un show streaming. Y darle al espectador algo especial más allá de la pantalla. Cuando llegue el momento (ojalá pronto) de tocar en vivo, lo haremos... ¡pero mientras estén atentos porque va a ser algo épico!

PH: Diego Castro