Gastón Neptuno nos cuenta como está su banda que recién arrancaba cuando todo se detuvo

"Este parate nos vino bien para empezar a armar lo que va a ser nuestro segundo disco, que esperamos lanzar a fin de año."

El Ultimo Viaje a Neptuno

¿Cómo forma actualmente El Último Viaje a Neptuno?

Actualmente somos un trío, con Marcos Vitale en la batería, Amadeo Cortiñaz en el bajo y coros y yo en la guitarra y voz principal. En las canciones de estudio Ama y yo nos ocupamos de los teclados y a la hora de llevarlo al vivo, procesamos la guitarra con delays, reverbs y modulaciones.

Arrancaron el año pasado y ya se tuvieron que guardar por la situación sanitaria, ¿Cómo lo llevan? ¿Arman ensayos desde sus casas o juntadas virtuales a tocar un poco?

Si, la verdad que desde que salimos, tocamos unas 10 u 12 veces, lo cual es bastante, nuestras últimas fechas fueron en la costa y CABA. Extrañamos mucho tocar. Hicimos unas versiones de cuarentena de 2 canciones, que están en nuestro canal de YouTube e IGTV. Este parate nos vino bien para empezar a armar lo que va a ser nuestro segundo disco, que esperamos lanzar a fin de año. Yo personalmente me la paso todo el día tocando en mi casa, es una gran arma para combatir el stress de estar encerrado.

¿Cómo surge su nombre?

El nombre fue lo último que elegimos, fue difícil. Ya teníamos las canciones súper ensayadas y listas para ser grabadas. También teníamos el concepto de lo que queríamos transmitir conceptual y estéticamente como banda. La idea siempre fue dejarnos llevar por lo que nos hacían sentir las canciones y todos coincidimos en que era como un paisaje sonoro un poco espacial, pero a la vez ondulante, como el mar. Yo siempre digo que hacemos música del espacio y del océano. Neptuno simboliza justamente eso.

¿Cómo se describirían desde lo musical?

Nos gusta lo alternativo, géneros como el shoegaze y el dreampop, ese sentimiento de melancolía y de flotar en un limbo, una especia de exorcismo emocional. Pero también nos gusta el formato canción, con letras entendibles y no tan procesadas. Tomamos ese audio y lo adaptamos a nuestros gustos, humanizamos un poco la cuestión. Si fuéramos un avión, estaríamos sobrevolando la estratosfera; un poco allá arriba, pero también un poco acá abajo. Esto está buenísimo porque también nos da libertad a la hora elegir por donde llevar el sonido de próximos discos.

Más allá de la situación actual, ¿cómo ven hoy la escena emergente?

Escuchamos muchas bandas de la nueva escena alternativa, que está en pleno auge. Nos gusta que pase eso, bandas que hacen música fuera de los estereotipos marcados por la industria, bandas que dejaron la pose para mostrar algo más genuino.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación, pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

La industria en sí, está extinguiéndose hoy en día. Estamos totalmente convencidos de que el camino es la autogestión y la cofradía entre artistas. Las redes sociales, los medios independientes y las plataformas de música en streaming, son una gran herramienta para mostrar lo que haces sin que nadie te diga “esto vende o esto no”. Por otro lado, también las ediciones físicas están empezando a quedar obsoletas, la mayoría de las personas escuchan tu disco en las plataformas digitales o YouTube. Aunque es verdad que hay un público melómano que sigue consumiendo vinilos, cassettes y CDs. Pero no hace falta invertir en una tirada de 1000 discos originales, como antes. Eso también nos dio más oxígeno a las bandas emergentes a la hora de llevar adelante un proyecto.

¿Qué nos pueden contar sobre su EP?

Está formado por 5 canciones, dura 30 minutos aproximadamente. Lo fuimos produciendo a lo largo del 2019 y lo grabamos en mayo. El proceso de mezcla y master lo hicimos íntegramente en nuestro estudio (434) y sala de ensayo, el responsable de esto fue nuestro ingeniero de mezcla, sonidista, productor y amigo, Walter F. Sosa. Las letras están basadas en imágenes, escenas, paisajes y experiencias personales, tienen un halo bastante cinematográfico.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus novedades?

Pueden escuchar nuestra música y conocernos en todas las redes sociales y plataformas (Spotify, Youtube, Bandcamp, Instagram, Twitter, Facebook). Creamos un super link donde pueden acceder a todas? ultimoviajeaneptuno.

¿Planean algo especial (y a la distancia) para los seguidores?

Esperemos que en estos días nos habiliten a ensayar otra vez, próximamente se viene un single (o dos) con videoclip incluido. Así que a estar atentos.