Maldito Moskito está en un buen momento, con ganas de grabar y volver a los escenarios

"Con este tema de estar en casa todos, uno toca mucho y salen muchas ideas, entonces se juntó muchísimo material, así que estamos como un león enjaulado"

Maldito Moskito

¿Cómo forma actualmente Maldito Moskito?

Maldito Moskito en este momento forma, Adrián Frasso, voz y guitarra; Gerardo Gallo guitarra, coros y teclados; Yamil Gulman, bajo y Ariel Silva Batería y coros. Eso es en vivo; cuando grabamos cada uno mete algún otro instrumento por lo general. Y muchas veces en vivo viene algún tecladista invitado, últimamente es Pablo Luna.

Están cumpliendo 13 años juntos, ¿cómo fue el recorrido de la banda?

Y… en estos años desde el primer show hasta ahora pasaron muchas cosas, tocamos muchísimo y el crecimiento fue muy paulatino. Al principio los recitales eran casi reuniones de amigos, y se armaban en cualquier lado; después se fueron abriendo otras opciones, conseguimos tocar abriendo shows de bandas más grandes, y ahí nos fuimos metiendo en escenarios más profesionales por así decirlo. Y durante el 2018 y 2019 salíamos a tocar casi todos los fines de semana, armábamos movidas con muchas bandas amigas y recorrimos mucho el conurbano; el oeste más que nada, y tocamos mucho en el Galpón de Hurlingham, y mucho Ramos Mejía, Morón, el Palomar… “En el oeste está el agite”.

Un día, estábamos tocando en un bar de San Telmo, y vino a vernos “el negro” José Luis Lombardo, que es un tipo que está en el rock and roll desde hace mucho tiempo, fue gerente de Warner Music y Sony Music y laburo y managereo a muchísimas bandas que hoy son un clásico, se nos acercó y hablamos y nos dijo que tenía ganas de laburar con nosotros. Eso nos abrió el panorama y pudimos empezar a sonar en radios reconocidas como la RQP y La Mega. Y bueno, eso fue sumando más gente y más movida, el último toque fue en diciembre del 2019 y quedamos re flasheados porque fue una fiesta, salió todo como uno siempre sueña, y después llego el 2020 y todo lo que se trajo bajo la manga.

¿Cómo surge su nombre?

El nombre creo que salió más que nada de estar jodiendo, hay una película que se llama “barfly” sobre la vida de Bucowsky y en una parte hay una escena en donde el tipo se mira al espejo y dice me gustaría ser un “fucking mosquito”, que en la película lo dice en inglés y en los subtítulos ponían maldito mosquito, y son esas cosas sobre las que a veces aparecen chistes al pedo y nos cargábamos de risa y bue…. Quedó eso, después pusimos moskito porque… no sé cuál sería la explicación jaja.

¿Cómo se describirían desde lo musical?

Y… las influencias son muchas, creo que todos dentro del rock escuchamos muchas cosas distintas, y fuera también. Pero los gustos de cada uno de los cuatro van por muchos lados distintos, y eso se fusiona, a veces por ahí yo llego con una canción tocada con la guitarra y en mi cabeza el tema suena… no sé, muy Rolling Stone por decirte algo, pero el batero mete una base re grunge y el bajista le pone un bajo más funk y así, y queda algo muy diferente a la idea original.

Pero yo creo que en la banda hay mucho rock, hay reggae así tipo The Clash, hay punk, hay grunge, hay Funky así muy distorsionado, hay temas muy tranqui bien de formato canción… y ponele el tema asustando a un fantasma es un rock muy rápido, medio punky, y tiene arreglos de viola bien clásicos onda Chuck Berry, pero la frase principal la hace un teclado muy electrónico, creo que estamos muy abiertos a todo, nos gusta mucho experimentar.

Más allá de la situación actual, ¿cómo ven hoy la escena emergente?

Uh… A veces pareciera que el circuito está muy cerrado, pero si hablamos de la calidad de las bandas, las hay muy buenas y muy interesantes si te pones a recorrer, a mí me gusta mucho los fines de semana ir a ver bandas a lugares chicos, tengo muchas bandas amigas y me divierte mucho ir a verlos tocar, si sabes mirar siempre aparecen cosas que valen la pena, también noto que hay muchísimas bandas tributo, y me parece muy bien, yo creo que al que le gusta crear está buenísimo y el que disfruta tocando la música de la banda que ama o amó o le re cabió en algún momento, está buenísimo también; en definitiva la música es divertirse tirar buena vibra y hacer que la gente lo pase bien, y cuando eso se logra… ya está todo pago.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación, pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Si, la verdad, es que ahora una banda tiene más fácil el camino para grabar un disco, que suene bien y meterlo en plataformas para que la gente pueda escucharlo, y con un click tenés el mundo al alcance; hay muchos programas muy copados para plasmar la música.

Su último disco es de 2017, ¿están con ganas de volver a estudios a grabar?

Siii, ya teníamos esa idea para este año, y con este tema de estar en casa todos, uno toca mucho y salen muchas ideas, entonces se juntó muchísimo material, así que estamos como un león enjaulado, justo ayer hablábamos de que estamos re manijas para ensayar y grabar.

Estamos todos de cuarentena, guardados. ¿Cómo lo llevan? ¿Arman ensayos desde sus casas o juntadas virtuales a tocar un poco? ¿Planean algo especial (y a la distancia) para los seguidores?

Si, hacemos temas tocando cada uno desde su casa, subimos varios temas así a las redes. El último que hicimos fue una versión de Entre Caníbales de Soda, que la canto Gerardo el violero, y Yamil a parte del bajo metió un chelo y quedó re copada.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Facebook, Instagram, YouTube, Spotify, etc. etc. etc. ahí están los tres discos.

¿Cómo se llevan con las redes sociales? ¿Las manejan ustedes o laburan con alguien?

Nos llevamos bien, pero de todas formas tenemos una persona que nos da una mano y nos aconseja en ciertas cosas. Nos gusta interactuar con la gente que se conecta por ahí.