Desde Chile, Julián Ramírez nos presenta a El Último Viaje y su nuevo disco Migra

"Con Migra sentimos que logramos entender el trabajo de la producción y aprendimos mucho de los productores con los que trabajamos."

El Ultimo Viaje

Están presentando su nuevo EP "Migra", ¿Cuáles son las primeras sensaciones?

Sin duda sentimos una alegría muy grande, para nosotros el proceso fue muy importante por el simple hecho de crearlo y publicarlo porque significó un cambio en nuestra forma de entender y hacer música.

Migra nos permitió empezar a producir canciones de una manera distinta a lo que estábamos haciendo, el mutar hacia nuevos horizontes; eso nos trae contentos, expectantes y muy felices por el resultado final.

Eligieron varios productores (Cristián Heyne, Fernando Herrera, Carlos Barros y el argentino Guillermo Porro) y 3 estudios (Triana de Santiago de Chile, MMP Studios y MCL Records de Buenos Aires). ¿Qué buscaban? Y lo más importante, ¿lo encontraron?

Probablemente la idea de buscar productores externos a las concepciones de la banda tiene su asidero en que sentíamos la necesidad de saber la opinión de personas que no tuviesen un cariño o un sentido de pertenencia por las canciones como las tenemos nosotros de nuestro propio trabajo. Eso permite que alguien pueda tomar decisiones de una manera más pragmática y aunque estas decisiones de producción sean detalles menores permiten generar variaciones a la música que son necesarios para sentir que hacemos una mejor producción, más completa, más íntegra. Probablemente para este trabajo sentimos que logramos entender el trabajo de la producción y aprendimos mucho de los productores con los que trabajamos.

Hoy día gran parte de los discos no tienen un correlato en sus temas, me refiero a la experiencia de escucharlo completo en el orden programado por la banda, a ese viaje que proponía la obra completa. Si le pudieran decir a alguien nuevo, alguien que nunca los escuchó, como disfrutar de "Migra": ¿Qué le den play en el orden que uds proponen, aleatoriamente o que empiecen por un tema específico y después se dejen llevar?

El presentar un orden determinado de un disco es una norma (a mi propia visión), un tanto ortodoxa, aunque necesaria, de eso se trata un disco, de que el artista exprese la propia visión de su creación al público. Sin embargo, el hecho de que hoy en día muy pocas personas consuman discos físicos y se consuma música muy rápido y de una manera un tanto desechable es muy difícil decirle al público que tengan un ritual de sentarse a escuchar y disfrutar un disco de principio a fin. Finalmente yo como músico prefiero que los oyentes elijan la manera que sea cuando disfruten el disco, nosotros solo presentamos una variante y el público puede escucharlo de cualquier otra manera.

El nombre de la banda puede sonar apocalíptico y esperanzador a la vez, ¿Cómo surge ponerse El Último Viaje?

La idea inicial de este proyecto fue un disco solista que publiqué en 2012 titulado “El Último Viaje”, donde Daniel (el bajista de la banda) aceptó tocar conmigo, años después cuando formalizamos la banda y tuvimos que elegir el nombre conservamos el nombre de este primer proyecto para la banda.

¿Cómo se describirían desde lo musical?

Es muy probable que estemos en un proceso de transformación. En nuestro disco “Recuerdos” de 2013 yo compuse, arreglé y toqué los instrumentos de todas las canciones debido a que en ese entonces la banda no gozaba de una real estabilidad y el grupo necesitaba canciones para poder salir a tocar y darse a conocer. En nuestro disco “Todo Vuelve A Empezar” de 2016 yo compuse y arreglé todas las canciones, pero esta vez cada integrante del grupo tocó su instrumento con variaciones menores ya que cuando los últimos miembros llegaron a la banda las canciones estaban prácticamente listas. Ahora en "Migra" si bien se mantuvo la tónica de mis composiciones (a excepción de la canción “Tenue” que la compuse junto a Josué Figueroa) y cuando presenté las maquetas también estaban muy avanzadas, la banda tuvo mayor injerencia a la hora de modificar arreglos y las partes de las canciones. Sin duda es nuestro primer real trabajo de banda y para nosotros es de mucha importancia esto, eso nos dice que nuestros próximos trabajos serán verdaderas sorpresas incluso para nosotros.

Más allá de la situación actual de cuarentenas, restricciones y cuidados, ¿cómo ven hoy la escena emergente chilena?

Nosotros estamos juntos desde 2015 con la formación actual junto a Pablo y Josué. Junto a Daniel llevamos más de 10 años haciendo música, desde entonces hemos pasado por muchas etapas en la escena emergente; es más, llevamos 10 años siendo emergentes, eso habla de que es un lugar del que cuesta mucho salir. Hay muchas bandas que llevan este título, muchísimas, no todas son perseverantes y la gran mayoría muere en el camino. Existen radios pequeñas y canales de TV pequeños que dan espacio y tribuna a bandas como nosotros, sin embargo, este tipo de promoción logra un impacto sumamente pequeño, a veces casi nulo en la distribución de la música emergente en Chile, entonces la escena emergente finalmente se resume en personas que intentan hacerse un espacio en el medio musical, pero que por temas económicos y porque subir peldaños es una tarea de muchos años, muy pocos estamos dispuestos a insistir e intentar.

Hablando de esta realidad, ¿Cómo la llevan? ¿Pueden armar ensayos juntos o desde sus casas? ¿Planean algo especial (y a la distancia) para los seguidores?

Desde febrero que nosotros como banda no ensayamos, ese mes fue nuestro último show y posterior a eso viajamos a Buenos Aires a grabar nuestro disco Migra, entonces para nosotros la necesidad de ensayar no ha sido imperiosa porque claramente nadie puede pensar en hacer shows en una situación de pandemia, menos si las autoridades no son capaces de tomar buenas medidas sanitarias. Actualmente hemos estado reuniéndonos por videollamada coordinando la promoción de Migra a través de internet, contactos telefónicos con las radios y todo lo que signifique el uso de tecnología afortunadamente. Para el público hemos estado haciendo lo llamados “Instagram Live”, que permiten durante una hora tocar algo para nuestro público y además podemos conversar con ellos para seguir estando presentes.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación, pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Es muy real que hoy en día las bandas pueden tomar prácticamente todas las aristas de su negocio por sus propias manos y difundir su propio material, sin embargo esto no siempre suele funcionar de buena manera, básicamente porque la especialidad de las bandas es hacer música, es importante contar con el equipo de personas adecuado para hacer un trabajo correcto, por eso nosotros trabajamos todo lo ajeno a la música con otras personas, con equipo externo-. Es fundamental el hacer redes, el delegar el trabajo que no sabes hacer o que sabes que alguien puede hacer mejor con el objetivo de tener el mejor resultado posible, aunque eso involucre algún tipo de inversión, sin duda desde que este proyecto empezó en 2012 hemos progresado mucho y esperamos que siga avanzado.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Nos pueden encontrar en nuestro Instagram como @elultimoviajecl, en Spotify, Apple Music y en todas las plataformas de streaming digital como El Último Viaje (así es, sin tilde), estamos en Facebook, en Twitter como @elultimoviajecl y en YouTube nos pueden buscar como El Ultimo Viaje, EUV y/o ElUltimoViajeVEVO.