Nicole Mugneco nos habla de su nuevo proyecto Nikkö, el disco que se viene, la cuarentena, el under... Y nos quedamos cortos, no te la pierdas

"NIKKÖ es nostalgia, melancolía y a su vez noches de verano, con personajes eclécticos que viajan por mi cabeza, vestimentas sin género y maquillajes artísticos que me acompañan en éste viaje de auto descubrimiento."

NikkoNikko

Estás saliendo como solista, ¿quiénes te acompañan? ¿hay banda fija?

Durante el proceso de grabación, estuve analizando la cantidad de músicos que serían necesarios arriba de un escenario para hacer sonar los temas. Desde un principio sabía que Patricio Thiessen me acompañaría siendo el baterista, ya que fue la primera persona que se subió a este nuevo viaje sin dudarlo. Federico Alaimo, amigo de la vida con el cuál siempre compartí la manija por la música, estaría en bajo, guitarras acústicas y coros. Y para cerrar el pack mágico, convoqué a Jerónimo Samper, con el que compartí los dos últimos años en Finnegans, para que llevara el mando de las programaciones, sintetizadores y guitarras eléctricas. En algún futuro cercano, me encantaría sumar a mis hermanos, Axel y Michelle Mugneco en la ampliación de armonías vocales como para hacer explosiva la presencia en el escenario.

Estuviste 11 años junto a la misma banda, ¿cómo o por qué decidiste lanzarte como solista?

Finnegans va a seguir siendo siempre mi banda, es por eso que no se me paso por la cabeza armar otra. Tampoco estaba en mis planes lanzarme como solista, nunca lo imaginé. Pero de lo que si estaba completamente segura, era en seguir componiendo y haciendo música, es en gran parte lo que soy. Y para eso, necesitaba volcar mi arte sin el compromiso sentimental en otros, me tenía que animar a lanzarme sola y a desprenderme un poco, como me saliera. Fue ahí donde mis planes cambiaron rotundamente y decidí transformarme en NIKKÖ. Fue un proceso largo y oscuro, muchas noches en vela, tratando de volver a confiar en mi misma.

¿Cómo describirías desde lo musical este nuevo proyecto?

Al convertirme en solista, quedé al desnudo, no me quedaba otra que mostrarme en mi totalidad, con mis virtudes compositivas, pero también con lo faltante y todo lo que me queda por aprender. Quise mostrar un lado más orgánico, más simple, dedicarme más a la canción como canta autora. NIKKÖ es nostalgia, melancolía y a su vez noches de verano, con personajes eclécticos que viajan por mi cabeza, vestimentas sin género y maquillajes artísticos que me acompañan en éste viaje de auto descubrimiento.

Más allá (o no tan más allá) de la situación actual, ¿cómo ves la escena emergente?

Siempre fui muy agradecida de todo lo que me tocó vivir con Finnegans durante los once años de carrera. Pero también soy muy dura y crítica con la escena, ya que muchas veces siento que está lleno de posibilidades, pero no sé si para todos por igual, me refiero más que nada a los artistas independientes que la peleamos solos. Hoy, tenemos que estar todos guardados y en el mismo lugar, somos todos iguales, no hay amiguismos ni círculos cerrados; estamos todos ansiosos por salir a tocar en vivo, pero está pasando algo mucho más grande que nuestra música y nuestro ego. Hay que parar un toque y mirar un poco más allá. Espero de verdad, que los line up de los festivales en donde queremos estar todos, abran un poco más la brecha, convoquen realmente a artistas emergentes, como lo fue Finnegans y miles de otros que no son apoyados por sellos o productoras ni son amigos de nadie. A su vez, es cierto que se está generando un cambio en donde se le da más lugar a las mujeres de la música, pero todavía nos falta.

En estos más de 12 años en la música viviste un gran cambio en la música, en lo que a la difusión respecta. Aparecieron y se fueron distintas redes sociales, plataformas y gustos del público. ¿Es más fácil darse a conocer ahora?

Antes de Instagram, yo salía a repartir volantes con mi antigua banda, era el gran boca en boca. Tenía demos en mi auto por si necesitaba dárselos a alguien. Eso estaba buenísimo porque te hacía recorrer la calle, los ambientes, conocer gente de una manera REAL. Hoy por hoy, las redes terminan siendo necesarias, porque si haces música y no estás ahí, lamentablemente no existís. Si las sabes usar bien y con contenido me parece una enciclopedia artística infinita.

¿Qué nos podés contar sobre "La Gente de Azul"?

La gente de azul fue el primer tema que me hizo sentir libre de juzgarme a mí misma. Siempre compongo con pantallazos visuales, me armo escenas de película que me llevan por lugares que forman mi universo mental. Ésta canción se trata de animarse a lo desconocido, de la noche, pero a la vez de la mañana, te invita a encarar un viaje con destino incierto.

¿En qué etapa estás con tu primer disco? ¿Tenés fecha para que emerja?

Estoy en proceso de grabación junto a Luciano Farelli como productor, que una vez más me acompaña en mis mambos artísticos. Fecha exacta no hay, pero antes de fin de año seguramente estén todos invitados a escuchar entero "El Nuevo Planeta".

Estamos todos de cuarentena, guardados. ¿Cómo lo llevan? ¿Arman ensayos desde sus casas o juntadas virtuales a tocar un poco? ¿Planean algo especial (y a la distancia) para los seguidores?

Por el momento me entretengo bastante generando material visual análogo para el lanzamiento de mis canciones. Yo soy muy ermitaña y la sufro por momentos, pero trato de aprovechar el tiempo para seguir generando.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Instagram: nikkoinsomnio y en Spotify como NIKKÖ.

¿Cómo se llevan con las redes sociales? ¿Las manejan ustedes o laburan con alguien?

Llevarme me llevo bien, mientras siga a cuentas con contenido interesante. Me parece importante que los artistas controlen sus propias redes como para dar un mensaje más sincero y generar una estética. En mi caso las manejo yo.