De la Patagonia al barrio de Flores, Biomas es presentada en las palabras de Danilo Miocevic

"Esta es una escena mucho más rica y atrevida que años atrás, mucho más liberada de clichés. Muchas cosas que estaban mal vistas en una banda de rock hoy son moneda corriente, y eso abre el espectro."

Biomas

¿Cómo forma actualmente Biomas?

Actualmente Biomas somos: Danilo Miocevic (voz, guitarra rítmica y teclados), Maximiliano Román (guitarra líder), Agustina Lloret (bajo), Hernán Mora (batería) y Estefanía Borges (arte gráfico de la banda).

¿Cómo fueron sus comienzos?

La banda se formó cuando me encontré con Maxi Román en la fila para abordar un vuelo desde Neuquén a Buenos Aires. Ambos somos del mismo pueblo, Villa Regina, pero no habíamos conversado nunca. Yo sabía que él se dedicaba a la música y que tenía conocimientos en producción, así que lo encaré. Al principio le comenté que había grabado algunas maquetas para arrancar un nuevo proyecto, y le ofrecí que sea mi productor. Podríamos decir que Biomas se empezó a gestar arriba de un avión. Días más tarde, Maxi vino a casa para comenzar con el proyecto. Lo primero que hizo fue mostrarme una guitarra que había compuesto para la canción “Subiendo”. A mí me gustó tanto que no lo dude un segundo, le dije: “hagamos una banda los dos”. Eso fue a fines de 2014. Al principio la idea era grabar 3 canciones, pero todo se fue desenvolviendo espontáneamente y terminamos grabando nuestro primer disco “a le la” con 8 temas.

¿Cómo surge su nombre?

El nombre surgió durante esas primeras grabaciones. Se había sumado al proyecto Estefanía Borges, una amiga mía de toda la vida, con quien había trabajado el arte gráfico de todos mis proyectos. Así que los tres empezamos a barajar posibles nombres para la banda, me acuerdo que Estefi los anotaba en un cuadernito. Hasta que alguien, creo que ella, tiró “Biomas”. Nos cerró bastante rápido, porque ese primer disco tenía un componente Folk, mezclándose a la vez con influencias de rock alternativo y baterías electrónicas. Estábamos trabajando mucho en esa combinación, tratando de llegar a un equilibrio, un ecosistema. Así que “Biomas” reflejaba muy bien esa búsqueda, porque un Biomas no es más que eso: un equilibrio entre muchos elementos vivos. Además, nos recordaba mucho a nuestras épocas escolares, las clases de geografía, años en que empezamos a dedicarnos a la música. Así que también tenía un condimento un tanto nostálgico.

¿Cómo se definen desde lo artístico, su música y su forma de expresar?

Creo que somos una banda muy influenciada por muchas ramas del arte. Si bien nos expresamos principalmente desde el sonido, somos muy amantes todos del cine y de la literatura, entonces ahí está el desafío de Biomas, intentar importar esos climas, esas escenas que nos impactaron, traduciéndolos en una experiencia sonora. Si visitás nuestra sala de ensayo, te vas a encontrar con un poster de “El Club de la Pelea” al lado de un poster de Richard Ashcroft, e incluso al lado de un poster de Juan Román Riquelme, porque incluso intentamos ir un poco más allá del arte tradicional a la hora de generar climas. Tratamos de explorar universos simbólicos, descifrar el poder de los símbolos, articulándolos de una manera que impacte en alguna consciencia a través de melodías y ritmos. En eso somos muy obsesivos, todo tiene su porque, los mensajes tiene metamensajes, la data se convierte en Metadata.

¿Cómo ven hoy la escena emergente, más allá de la situación actual de aislamiento?

En lo personal, creo que estamos en una curva ascendente. Después de los 80s que fueron un despertar y luego los 90s que fue un climax increíble, la escena comenzó a decaer fuertemente en creatividad, a mi criterio. Seguramente debido a factores económicos (crisis 2001) o a factores relativos a cómo empezó a consumirse la música (el surgimiento del mp3). Ese volantazo afectó mucho a la escena, que ya no era tan influyente en América Latina como las décadas anteriores. Sin embargo, según mi humilde opinión, desde los 2010s hasta esta parte se ve un resurgir de la creatividad en Argentina. El rock ya no es monopolizado por bandas del llamado “rock barrial” (con todo respeto a ese género). De hecho, los géneros ya se encuentran casi disueltos, amalgamados. Si me preguntás el género de Biomas, seguramente voy a titubear muchísimo para contestarte. Así que esta es una escena mucho más rica y atrevida que años atrás, mucho más liberada de clichés. Muchas cosas que estaban mal vistas en una banda de rock hoy son moneda corriente, y eso abre el espectro. También hay un proceso de federalización. La tecnología está permitiendo llegar a niveles muy altos de sonido en lugares fuera de CABA, por ejemplo, la movida que surgió en Mendoza en los últimos años. Todo eso permite construir una escena mucho más interesante. Lamentablemente, la situación económica actual, y ahora este virus incontrolable, hacen que todo sea cuesta arriba. Grabar, producir, adquirir instrumentos es cada semana más difícil que la anterior y eso impacta en los músicos, en los artistas en general. Igualmente soy optimista, a veces las condiciones adversas sacan lo mejor de uno, que tiene que quemarse la cabeza para expresarse con pocos recursos.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación, pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

En parte es cierto, y en parte es un poco ilusorio. Si bien hoy en día un Japonés puede escuchar Biomas con sólo escribirlo en su celular, lo cierto es que ese circo está diseñado para la concentración. Antes las discográficas diseñaban la agenda artística, y era muy difícil salir a buscar cosas nuevas en el under. Te lo dice alguien que se crió en un pueblo en la Patagonia profunda. No había muchas alternativas. Pero ahora, que es muy simple hacerlo, vivimos una situación inversa: la sobreinformación. Hoy las opciones son tantas que te sentís abrumado por momentos. Cada vez menos encontrás oyentes que tengan esa actitud proactiva, investigativa, que tal vez teníamos años atrás cuando íbamos a una disquería a explorar, o viajábamos a través de foros perdidos por internet. Hoy es tan inmensa la oferta, que uno se siente abrumado y toma una actitud pasiva. Se queda esperando que la red social le indique qué escuchar. Un ejemplo de esto se ve en el éxito de las Playlist prefabricadas: “estos son los 20 temas que tenés que escuchar este semestre”. Te vencen por cansancio. Y en ese terreno siguen ganando los poderosos, porque para acceder ahí tenés que tener recursos. El que pone más plata prevalece. Alan Krueger, un economista que publicó un artículo llamado Rockonomics analiza este fenómeno y llega a la conclusión de que, paradójicamente a la aparente libertad de difusión, hoy la música está más concentrada que nunca, incluso más que en la época de oro de las discográficas a mediados de los 80s. Insto a la gente a leer ese artículo que es muy claro. Hace tiempo que abordamos esto desde lo artístico, en Metadata, nuestro último disco, es una cuestión recurrente.

¿Qué nos pueden contar sobre su nuevo corte "Los pájaros"?

Los pájaros es una canción que, en cierto punto, tiene su origen hace mucho tiempo. La película "los pájaros" de Hitchcock siempre provocó una fascinación en nosotros y protagonizó muchas de nuestras charlas. Esos pájaros, inofensivos, que siempre estuvieron ahí posados, que parecían mera parte del escenario, y de repente se convierten en una amenaza irreversible, violenta, mortal. ¿Qué los motivó? Hichtcock no responde esta interrogante en la película, tal vez dándonos a entender que esa pregunta es irrelevante a veces. Siempre nos fascinó cómo aquello que resulta invisible puede tornarse en la peor amenaza. Esta temática surgió en una canción de nuestro disco anterior, "Bucarest", en la que empezábamos a indagar sobre las amenazas irreversibles de los algoritmos. Luego surgió "los Pájaros", como un paso posterior, una instancia más. De hecho, esta temática atraviesa todo el disco "Metadata", así que te podría decir que "Los Pájaros" fue el germen de este álbum. De hecho fue el primer tema que compusimos, mientras mezclábamos el disco anterior "El retorno de los brujos". Además, tiene un condimento especial: la voz de Aníbal "la vieja" Barrios, quien se copó para recitar la frase distópica que abre la canción, un lujo que pudimos darnos, casi de casualidad. Recientemente lanzamos el video de la canción, que es la interpretación audiovisual de nuestro productor, Martín Misenta. Un video caótico, vertiginoso, frenético, como los pájaros de Hitchcock.

¿Que nos pueden contar acerca de "Metadata"?

Lo lanzamos el 1 de mayo. Como estamos en cuarentena se nos ocurrió hacer el lanzamiento en una plataforma que se llama ANDCHILL, en donde la gente pudo acceder a una especie de teatro virtual, o un cine, donde transmitimos el disco completo. La experiencia fue hermosa, porque además había un chat en un costado, donde todos opinaban de cada canción. Quedamos muy contentos.

Estamos todos de cuarentena, guardados. ¿Cómo lo llevan? ¿Arman ensayos desde sus casas o juntadas virtuales a tocar un poco? ¿Planean algo especial (y a la distancia) para los seguidores?

Apenas supimos que se venía el confinamiento, fuimos a nuestra sala de ensayo, que queda en el barrio de Flores, y prácticamente la desmantelamos. Nos llevamos todo el equipamiento. Entonces cada uno en su casa se pudo armar un lindo Home Studio. De esa manera seguimos componiendo nuevo material, somos muy manija en ese sentido, ya estamos diseñando lo que va a ser el cuarto disco de Biomas. También lanzamos hace muy poquito un video del corte “Los Pájaros”, con imágenes que cada uno filmó desde su casa, con los recursos que tenía a mano. Todo eso lo agarró nuestro productor Martín Misenta y lo mezcló con un montón de imágenes frenéticas, vertiginosas. El resultado: una maravilla. “Los Pájaros” es una canción muy interesante, porque retoma aquella vieja película de Hitchcock en la que bandadas de pájaros, que al principio parecen inofensivas y ajenas a la historia, de repente comienzan a matar a todos. Nosotros tomamos ese concepto, el peligro de lo invisible. En la canción intentamos descifrar cuales son los pájaros que nos observan hoy. Esos miles de millones de algoritmos que nos examinan, nos escanean. Por todas partes.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Nos pueden encontrar en todas las redes. Sólo buscando Biomas Banda. Recomiendo una red social, para los audiófilos, en la que nuestra música se escucha en una calidad muy buena que es Bandcamp.