Manuel Yozia nos presenta a Mandala y su nuevo disco Espejo de Hoy

"Las redes y nuevas herramientas ayudan al progreso de las bandas, sin embargo hay paredes que todavía no pueden atravesar."

Mandala

¿Cómo forma actualmente Mandala?

Actualmente Mandala está integrado por Joaquín García en guitarra, Gonzalo Velazco en la voz, Leo Neumarkt en teclados y sintetizadores, Gastón Ardissone en batería, Nati Rey en coros, Manuel Loza Bassaldua en saxo y Manuel Yozia en bajo.

¿Cómo fueron sus comienzos?

La banda tuvo dos comienzos, uno en el 2015 y otro en el 2018. En el 2015 Joaquín y yo empezamos a armar una banda para tocar en festivales de arte de nuestro colegio, El Nacional de San Isidro. El resto de los integrantes variaban, pero Joaco y yo éramos los fijos que sobrevivían a todas las formaciones. Ese proyecto fue tomando mayor compromiso, nuevas aspiraciones y un nombre final, Mandala.

A mitad del 2017, se separó la formación de Mandala que se había concretado dos años antes. Algunos de los integrantes ya no estaban interesados en seguir haciendo música, mientras que otros querían “meterle con toda”. Los que decidimos quedarnos en Mandala quisimos esforzarnos para lograr lo que las anteriores formaciones no pudieron, grabar un disco. Tuvimos que buscar nuevos integrantes para poder llevarlo a cabo, y es ahí cuando aparecen Gonzalo y Topo (Gastón) concretando la actual formación de la banda. Finalmente, en el año 2018, con miras en un disco y dar shows en la noche porteña, Mandala se refundó y comenzó a escribir su nueva historia.

¿Cómo surge su nombre?

Nos interesaba el concepto del Mandala, una abstracción del universo representada por símbolos y dibujos locos. No había mucho que reprocharle al nombre, hasta nos gustaba como sonaba.

Fue el nombre que más gustó de una catarata de palabras y conceptos compuestos que largamos en mitad de un ensayo en el sótano de nuestro ex baterista.

Cuéntennos con que se van a encontrar quienes los escuchen. ¿Cuáles son sus raíces?

Podríamos decir que se van a encontrar con un indie moderno, combinado con elementos del rock más tradicional. Ganas de bailar con grooves funks y ambientes electrónicos y, al mismo tiempo, líneas conceptuales y melódicas más introspectivas. En nuestra música queríamos dejar en claro por más que estamos insertados en la “movida porteña actual”, venimos de un pasado de Rock tradicional, que no podemos negar.

¿Cómo ven hoy la escena emergente? ¿Y cómo se ven ustedes dentro de la misma?

La escena emergente tardó en construirse como un escenario consolidado, pero lo logró y es fantástica. Hay miles de talentos que ofrecen distintas y, muy diferentes, propuestas que construyen la movida juvenil de la actualidad. No solo música de distintos géneros, también ropa, festivales, fiestas, etc. Si bien parecen factores por separados, te pones a analizarlos un segundo a todos juntos y te das cuenta que van para el mismo lado, de una manera coherente. Nos encanta encontrarnos con algún artista nuevo y saber que es parte de este “todo cultural” que está explotando. Si bien, nosotros somos nuevos en este escenario, nos sentimos cómodos y libres de movernos entre escenarios y hablar con los colegas del momento que estamos viviendo, creo que la escena emergente tiene menos barreras entre sus protagonistas.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Leí alguna vez a un autor llamado Jenkis que explica que no son las tecnologías en sí las que revolucionan al mundo, sino los usos que la sociedad hace de ellos. Lo relaciono con el tema de las redes sociales, por disponer de ellas no te estás asegurando que vas a reemplazar la eficiencia de una discográfica o de cualquier institución que tenga los recursos como para distribuir tu arte. Hay que saber como usarlas, hay todo un mercado revolucionado por el uso de estas herramientas y hay que meterse mucho para saber como usarlas. Creo que el buen uso de las mismas, pueden llevarte lejos… Sin embargo no hay que olvidarse que grandes circuitos de medios de comunicación y festivales son sostenidos con pautas que no puede costear cualquier hijo de vecino.

Las redes y nuevas herramientas ayudan al progreso de las bandas, sin embargo hay paredes que todavía no pueden atravesar.

¿Qué nos pueden contar sobre "Espejo de Hoy"?

"Espejo de Hoy" es un disco conceptual que habla de los últimos años que se vivieron en Argentina. No son canciones aisladas, sino que están conectados tanto por la letra y música. Además de mencionar hechos que caracterizaron la historia de nuestro país durante últimos tres años, como el caso Santiago Maldonado o las reivindicaciones del movimiento feminista, nuestro disco tiene como premisa una análisis cultural de nuestra sociedad… Plantea que cualquiera puede ser funcional a los planes de su adversario ideológico y que solemos denunciar la realidad de la que somos cómplices.

Lanzaron 3 simples antes de editar finalmente el disco, ¿cómo resultó la experiencia? ¿qué devolución tuvieron de parte del público?

Fue la mejor manera de dar los primeros pasos en la escena emergente… tuvimos muy buena devolución de los singles y se nos abrieron varias puertas, en distintas provincias. Puertas que abriremos cuando la pandemia termine.

Los singles fueron elegidos en base a dos criterios, el primero fue un criterio conceptual que tenía la intención de ir adelantando la temática del disco. "Siete años", nuestro primer single, contemplaba la ausencia de una tercera posición ideológica en Argentina y de cómo se trata de catalogarte en alguno de los dos “lados”. "Soldados digitales", el segundo, se enfocaba en cómo, atreves de las redes sociales, de estas dos posiciones discuten y comparten fake news. Y por último, "Caleidoscopios" trataba de las víctimas de turno y de las sociedades mediatizadas.

Por otro lado, también fueron elegidas como singles por su enganche musical atractivo. Considerábamos que eran las más pegadizas.

Estamos todos de cuarentena, guardados. ¿Cómo lo llevan? ¿Arman ensayos desde sus casas o juntadas virtuales a tocar un poco? ¿Planean algo especial (y a la distancia) para los seguidores?

Si bien el disco salió en épocas de cuarentena y no podemos salir a presentarlo en un show, lo estamos difundiendo con todo lo que las redes sociales nos ofrecen. Pronto sacaremos nuestro primer video casero, que nos mostrara aislados, pero conectados por la música. También estuvimos contándoles, por nuestras redes, a todos los que nos siguen de qué trata cada canción del disco. De esta manera rompemos las barreras que hay entre nuestras obras y la gente que nos escucha.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Pueden escucharnos en Spotify e YouTube. También nos pueden seguir en Instagram y Facebook.