Oli Morera transmite en palabras lo mismo que con su música, y se hace imperdible

"Hoy parece que el primer contacto con el mundo del músico independiente es a través de las redes y eso plantea un desafío enorme, nos obliga de alguna manera a extender la expresión artística a otros planos."

Oli Morera

Oli, ¿cómo forma actualmente tu banda?

La formación de la banda es la misma desde que arrancamos a tocar juntos a mediados del 2017. Fer Iguacel en bajo, Martín Sosa en batería, Gustavo Despouy en guitarra eléctrica y yo en la voz, guitarra acústica o teclado según el tema. Esa es la formación de base, pero también nos copa invitar a otros músicos a participar. En el disco “Hoy Sé” grabaron también Fer Samalea y Diego Olivero, un lujo de aquellos.

¿Cómo fueron tus comienzos?

Desde muy chica hacer canciones fue la forma que encontré de canalizar mi casi todo, como un juego catártico, una forma de conectar con lo que me pasaba. Así pasaron muchos años y las canciones se acumulaban. Cada tanto armábamos demos con Fer Iguacel, actual bajista y productor, con la idea de grabarlas en algún momento. Martín, baterista y amigo hace añares, tocaba con Fer en otros proyectos y tácitamente siempre supimos que cuando la cosa se armara él iba a ser parte. El proyecto se terminó de encaminar en el 2017 con la aparición de Gus Despouy, gran guitarrista y amigo. Una tarde le mostramos el demo de “Sonreír”, la canción que en definitiva nos unió a los cuatro. Fue la primera canción que armamos con Fer y la primera que escuchó Martín también. A partir de ahí todo fluyó mágicamente. Desde entonces tengo la suerte de tener esta banda de músicos de la hostia que le aportan lo suyo a mis canciones con mucho amor y trabajo y están súper comprometidos con el proyecto. Es un placer hacer música con ellos. Lo disfrutamos muchísimo.

¿Cuáles son tus raíces?

Se van a encontrar con canciones que salen de un lugar de mucha intimidad, "el universo de Oli" como dice Martín. Hay mucho de eso, de mi historia, mis búsquedas y sensaciones. Y espero que quien las escuche pueda reflejarse en ellas también, sentirlas propias. El estilo de las canciones coquetea con el pop, rock, indie, folk y algunas cosas más electrónicas. Nos gusta detenernos en los detalles, buscar sonidos, jugar y explorar. Lo disfrutamos mucho y creo que todo eso se escucha.

¿Cómo ves hoy la escena emergente? ¿Y cómo te ves dentro de la misma?

De a poco cada vez más diversa e inclusiva. ¡¡Ya era hora!! Me parece muy importante que haya salido la ley de cupo femenino en festivales. Y aunque todavía hay mucho camino por recorrer y mucho por deconstruir; especialmente en el rock argentino. Celebro cada logro en esta lucha por la inclusión y la igualdad de género. Además, como oyente agradezco la riqueza artística que aporta.

Cómo me veo y nos veo en la escena no lo tengo tan claro. Empezamos con este proyecto hace no mucho tiempo, nos estamos haciendo un lugar de a poco. Como música mujer me pasa algo copado y es que me siento parte de algo más grande, de un movimiento casi histórico te diría.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿crees que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Crecimos escuchando música de una manera diferente. ¡Escuchábamos discos de corrido por ejemplo! Esa forma de escuchar música te conectaba con el artista de otra forma, con su obra como un todo, te metías de lleno en su mundo. Hoy parece que el primer contacto con el mundo del músico independiente es a través de las redes y eso plantea un desafío enorme, nos obliga de alguna manera a extender la expresión artística a otros planos. Es interesante, pero a la vez muy desafiante. Hay días que creo que tenemos las herramientas, nos mandamos al océano virtual con ganas de nadar y nadamos. Otros días me siento un pececito chiquitito en medio de la inmensidad que nada y nada y avanza poco. Y ahí es cuando me planteo: ¿qué es avanzar? ¿qué es mucho y qué es poco? Trato siempre de poner en perspectiva toda esta vorágine de las redes, las métricas de oyentes, seguidores, ¡los números! Avanzar para mí es seguir haciendo música, seguir grabando y tocando. Es crecer, aprender y disfrutarlo. Afectar a quienes me escuchan, llegarles, movilizarlos y conectar con eso que les pasa y me pasa a mí. Esa quiero que sea la medida de mi progreso y que el resto sea una consecuencia de todo esto.

¿Qué nos podés contar sobre tu último disco?

Disco entero tenemos uno, “Hoy Sé”, que salió hace un año y es una especie de colección de canciones de distintas épocas mías que estaban desesperadas por salir. Es un disco que nos trajo muchas satisfacciones, nos dimos el lujo de tomarnos todo el tiempo del mundo para grabarlo y tuvimos el placer de que participaran dos gigantes como Fer Samalea en el bandoneón de "Hoy Sé" y Diego Olivero en pianos en "Entre tus ojos y el tiempo". Después de eso grabamos una reversión de una de esas canciones que salió como single. Y hace nada salió “Atomizarme”, un single nuevo, que creo que evidencia el camino recorrido y se siente de algún modo como una evolución. Es una propuesta más electrónica y una invitación a bailar o mover la patita.

¿Dónde y cuándo los podemos ver en vivo?

Estamos planeando la primera fecha del año para fines de marzo, pero todavía no lo tenemos cerrado. Se viene un año con varias fechas en capital y el proyecto de ir a tocar al interior también. ¡Esperemos que se dé!

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Nos pueden escuchar en Spotify, Apple Music, YouTube y el resto de las plataformas digitales. La red social que más uso es Instagram pero también estamos en Facebook y Twitter. ¡Oli Morera en todos lados!

¿Cómo te llevas con las redes sociales? ¿Las manejas vos o laburas con alguien?

¡Nos llevamos bastante bien! Además de comunicar fechas y demás nos gusta compartir pedacitos de ensayos, de shows, armar algún contenido particular y principalmente interactuar con quienes nos escuchan. ¡Así que en este sentido y por más que lleve tiempo prefiero no delegar las redes! Me parece enriquecedor el ida y vuelta. Sí trabajamos otras cuestiones junto a Rockcity, son geniales y es un placer laburar con ellos.