Tras casi 2 años vuelve Hiram, y al respecto hablamos con Juan

"La máxima potencialidad de una obra está de su principio a su fin, en esos 15, 30, 40 minutos o lo que dure es donde se expone el alma de la obra y no en una canción aislada"

Hiram

¿Cómo forma la banda para esta vuelta?

La banda va a presentarse con su formación habitual que consiste en guitarra y coros a cargo de Nico Mosquera, bajo eléctrico por Alan Ferreira, el flamante debut del excelente baterista que estuvimos esperando por casi 2 años Fede Espinoza y quien les habla a cargo de la voz y las teclas.

¿Qué pasó en 2017 para parar y qué cambió para volver?

Nos vimos obligados a parar porque uno de nuestros integrantes, el baterista Alan Fritzler, que compartió aproximadamente 5 años con nosotros, y nos dejó el legado hermoso de haber grabado con nosotros los 3 EP que llamamos Los Reinos (Catulo Records 2017), se vio en necesidad de dejar de formar parte de la banda por motivos personales y profesionales que nosotros respetamos muchísimo, todo se dio en el mejor de los términos y estamos muy agradecidos por la experiencia de haber tocado y compartido con una persona y un músico de tal magnitud. La búsqueda fue larga, pasaron más o menos 10 bateros a probarse para Hiram hasta que gracias a nuestro asistente y amigo Guido Barandiarán dimos con Fede; quien rápidamente se amoldó a la banda y demostró todo su talento y disposición para que podamos nuevamente estar en esta aventura.

¿Es una vuelta desde el punto en que dejaron o una evolución musical hacia un nuevo sonido?

Creo que son ambas a la vez, es imposible retroceder en este hermoso camino que es el arte y la música, cada canción, cada disco, cada experiencia va modificando el sonido, al menos nosotros permitimos y agradecemos que así sea… Pasó más de un año desde que entramos en recesión por lo tanto nosotros también ya somos otros, los mismos pero otros… y ni hablar de lo que modifica un nuevo integrante, una nueva sonoridad interviniendo en esas canciones que ya estaban hechas y modificándolas… Además cuando entramos en aquel periodo de pruebas y dejamos el ritmo de los ensayos ya teníamos prácticamente un nuevo disco por grabar, así que sí, retomamos en el punto donde dejamos y por factores ineludibles nos encaminamos hacia un nuevo sonido que esperamos siempre que sea superador de todo lo anterior…

Eligieron el CC Matienzo (12 de diciembre desde las 21hs), mismo lugar que los vio por última vez. ¿Por qué?

Es un lugar que ofrece prácticamente todo para que la gente pueda disfrutar al mango una noche especial: buena barra, buen sonido, un espacio súper amplio, patio y terraza, siempre hay alguna exposición artística en alguna de las habitaciones, buena onda y buena música. Por otro lado a nosotros también nos garantiza un buen trato y que vamos a poder sonar como queremos y la capacidad suficiente para la cantidad de gente que pensamos convocar para la fecha.

Se acerca el verano... ¿Qué les va a tocar? ¿Paran, giran o graban?

Parar no es una opción. Una gira no la hemos programado y probablemente este año ya estemos medio tarde para organizarla. Grabar sería ideal, ensayar y grabar y programar lo que va a ser el 2020 que desde acá ya se ve que va a ser un año muy activo, intenso y con muchos proyectos de nuestra parte.

¿Cómo ven hoy la escena emergente?

Nosotros somos muy optimistas en cuanto a la calidad musical de la escena emergente, siempre, en todas las épocas, nos criamos prácticamente yendo a ver bandas under, ese era nuestro circuito en la adolescencia, la salida ideal, siempre nos gustó, siempre nos pareció fuente de inspiración y hoy opinamos igual. Hay mucho talento en cada rincón del país para la música y es necesario que haya un frente musical, una unidad entre nosotros los músicos, las músicas, los trabajadores y las trabajadoras de la música, para generar un cambio de paradigma y que lo emergente emerja de una vez por todas ya que son quienes traen las buenas nuevas… esa sería otra cuestión importante ¿Cuándo deja de ser emergente un proyecto? ¿Y de qué depende?

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Las herramientas están al alcance de la mano, como toda herramienta se necesita de un buen obrero que sepa utilizarla para obtener el mejor resultado de dicho trabajo, esa también es una búsqueda constante para nosotros, rodearnos de grandes personas con grandes talentos para las tareas que le son encomendadas y nosotros poder ocuparnos al 100 de los que nos concierne plenamente que es la música en sí misma… El disco físico pasó a ser un objeto sagrado, prácticamente un fetiche de colección, esto también conlleva al desglose de las obras, yo creo que nosotros aún creemos en que la máxima potencialidad de una obra está de su principio a su fin, en esos 15, 30, 40 minutos o lo que dure es donde se expone el alma de la obra y no en una canción aislada, tratamos también de pensar en cómo lograr que eso hoy en día sea escuchable donde tan a menudo y cada vez más son todas listas, compilados, antologías. Las herramientas están, hoy en día hay preponderancia de las digitales, pero creemos que la herramienta más poderosa y efectiva sigue siendo la humana, la empática, la creativa.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Como la mayoría estamos en prácticamente todos los sitios más frecuentados, nos pueden encontrar en Spotify y página de Facebook, tenemos Instagram @hiram.musica, tenemos mail y tenemos celulares y mails cada uno de nosotros donde también pueden llamarnos, comentarnos, exigirnos o criticarnos personalmente.