John Goodblood se toma un respiro tras 6 meses con Harm & Ease y nos habla de su show Suicidal en The Roxy

"Se viene la netflixizacion de la música y con toda. Que esté yo a favor o en contra no es relevante."

John Goodblood

Venís de 6 meses a toda máquina con Harm & Ease entre Canadá y EE.UU. ¿Venís con ganas de descansar o de meterle con todo acá?

Harm & Ease me llena de energía. Estar en esa banda lo considero un regalo que me dio el universo. Volví a la Argentina muy inspirado.

¿Cómo formará tu banda en estos shows en Argentina?

Retomamos la formación que tengo desde el 2017, ¡pero con algunos cambios! Consiste de Maximiliano Turco (Atkins Tent Revival) en el bajo, Javier Eyman ( Salvador Rivera) en el saxo, Tom Gold en la batería. Estos tres muchachos tocan conmigo hace mucho tiempo, pero para esta gira subimos la apuesta y agregamos a DOS guitarras extra para atacar la idea del Blues Sinfónico. Estos guitarristas son nadie menos que Danny López de Harm & Ease y Jorge Gabarron (Descarga).

¿Hasta cuándo te quedás?

Hasta que me exilien de vuelta. Probablemente enero.

Cada vez se ven más bandas de las "mortales", las que no son grandes bandas de estadio, sino bandas que hacen teatros o lugares más terrenales que vienen a la región, hacen una mini gira y vuelven a sus tierras. ¿Cuán difícil es armar una gira por América del sur en esta época desde la mentalidad y las posibilidades de una banda del norte?

Algo muy gracioso que me han preguntados casi todos en esta rueda de prensa, es la limitación de hacer música en el tercer mundo en comparación a hacerlo en el primero. ¿Qué tan difícil es? TODO es difícil, y no importa donde en el mundo. Está bien que sea así. Ser músico profesional es algo sumamente difícil, y a medida que uno crece profesionalmente, los problemas siguen apareciendo, y siguen siendo difíciles.

Acabás de lanzar tu simple Suicidal, ¿por qué elegiste este tema en particular como tu nuevo corte solista?

En Canadá tenemos una computadora con iTunes que tiene un montón de grabaciones. Demos de Harm & Ease, demos de Ilan Amores, y entre ese iTunes en vez en cuando sonaba “Suicidal” y se volvió uno de los favoritos de la casa. Pareció tener sentido que sea ese el single. Y me parece que acertamos por que el tema tiene fuerza rockera, pero a su vez hay detalles más del rap, o hasta trap en la base de batería.

Mientras seguís armando tu nuevo disco, ¿para cuándo crees que va a estar disponible?

En cuanto a material solista, Suicidal es lo único que sale ahora. Próximo paso es estar todo el 2020 con el nuevo álbum de Harm & Ease. No puedo dar una fecha exacta de lanzamiento, pero si en la primera parte del 2020.

Estás en plena promoción del show en The Roxy del 16 de noviembre. ¿Qué nos podés adelantar?

Blues Sinfónico y mi suicidio. Voy a recorrer temas de toda mi carrera. Es un set que hice a medida para Roxy. Lo del 16 es más una producción de Broadway que un show de rock. No quiero decir mucho más que eso.

Lanzaste "Tesla Rhapsody", tema de 1 minuto y para Instagram, en un formato extraño (aun) para la música. ¿Cómo y por qué surgió esto?

Fue una idea que tuve directamente en la sala. Fue una adecuación al formato y la poca atención que tiene la gente hoy en día. Nadie quiere comprar un disco, ni escuchar un tema entero. Así que tuve la idea de darles música directo a la palma de sus manos y tratar cada tema como si fuera un capítulo de una serie de Netflix. Dinamismo e imprevisibilidad. Me quedaron como 7 más de esos temas de un minuto archivados. Quizás algún día re visitemos la idea.

¿Qué futuro le ves al disco como formato físico y al LP como formato, principalmente por su duración?

Tengo una colección bastante grande y diversa de vinilos. Soy amante de la música y creo que tener vinilos y consumir música de esa forma demuestra un gran respeto a la creación y al artista. Pretendo editar vinilos en el futuro. Tengo muchas teorías sobre esto. Sobre cómo la tecnología afecta los formatos. Hace 130 años, pre disco de pasta, pre radio, la gente conseguía música a través de partituras. Jack White sacó un vinilo en el 2014 que tenía un holograma. Eso es asombroso. En un futuro no lejano, no sería raro que el lanzar un álbum sea como lanzar un producto de realidad virtual. Un “Vrecord” en el que hay experiencias interactivas con la música e imagen de los artistas. Se viene la netflixizacion de la música y con toda. Que esté yo a favor o en contra no es relevante.