Javier Plazaola nos presenta a Pepamajalu y su nuevo disco Anchos Falsos

"Veo como un panorama muy dual desde por un lado que los chicos tienen unas ganas de decir un montón de cosas y de expresar un montón de cosas, pero por el otro lado veo como una situación extraña desde las herramientas para canalizarlo."

Pepamajalu

¿Cómo forma actualmente Pepamajalu?

Hola, mi nombre es Javier Plazaola, soy el cantante de Pepamajalu. Hoy la banda forma: En batería: Mauricio San Martin, bajo: Hernán Vera, En guitarra: Germán Bobadilla, armónica está el señor Roy Villalba, en saxofón está Matías Arriola y en trompeta está Mentu y la muerte.

¿Cómo fueron sus comienzos?

Arrancamos hace muchos años. Allá entre el año 2001 y 2002 por ahí. Todos chicos de Quilmes y la idea en un principio era básicamente juntarnos a tocar un rato y a sacarnos broncas que teníamos de situaciones que venían pasando. Teníamos mucho para decir y fue la forma de canalizar todo y empezar a juntarnos a expresarnos y poder empezar a transitar esto de hacer música. Después con los años fuimos cambiando de integrantes, hasta llegar al día de hoy con esta formación que es la formación que ya tenemos hace unos cuantos años, con la cual estamos súper contentos y con la que también seguimos con la misma premisa de seguir canalizando cosas que tenemos ganas de decir y cosas que tenemos ganas de hacer. Nos divertimos mucho y creo que es fundamental. La mezcla perfecta entre tener ganas de decir algo y pasarla bien haciéndolo.

¿Cómo surge su nombre?

El nombre surge también por el 2001 cuando ya habíamos empezado a tocar y no teníamos nombre. En una juntada de esas que hacíamos que se hacían súper prolongadas y después de unas cuantas cervezas arriba de la mesa de un bar, empezamos a hacer mezclas con cada uno de los nombres nuestros porque la verdad es que no se nos ocurría nada y en un momento dijimos “bueno, queda esto provisorio y en algún momento lo cambiamos”. Se nos hizo piel y así quedó Pepamajalu para el resto de la cosecha.

Cuéntennos, ¿con que se van a encontrar quienes los escuchen desde lo musical?

Desde lo musical, somos una banda que nos gusta mezclar. Venimos todos de lugares distintos, con gustos muy distintos. Eso hace que esto sea como una gran ensalada rusa con mucha mayonesa, como siempre digo. O sea, es una mezcla de muchas cosas. La mayoría ya peinamos muchas canas, y vivimos el barrio (desde lo musical, ¿no?) con un montón de cosas. Tenemos un montón de influencias distintas y eso hace que tengan como muchas cosas, como muchas mezclas. Tiene esa cosa de la radio del punk, un poco de lo contestatario del rock and roll, lo versátil de la música rioplatense, vestigios quizás hasta de la alegría de la cumbia. Es como una mezcla de un poco de todo, siempre con guitarra al frente. Siempre digo que somos hijos de los 90. Tenemos mucho de los 90 y los 2000 arriba nuestro, con las bandas que nos forjaron desde esos momentos. Quizás tenemos una importa muy ochentas arriba del escenario, pero después el sonido es muy 90, con mucho riff y distorsión. Me parece que el que nos venga a ver se encuentra con eso, con un jaspeado hermoso desde lo musical.

¿Cómo ven hoy la escena emergente?

Con respecto a la movida emergente, tengo como una situación encontrada desde un punto en el que escucho un montón de cosas que me conmueven un montón, que me gustan mucho por un lado por el otro lado veo una situación de desgarro de la escena y como una apuesta a entender también y a apoyar a los chicos que arrancan hoy, con una situación completamente distinta, con músicas diferentes. Veo como un panorama muy dual desde por un lado que los chicos tienen unas ganas de decir un montón de cosas y de expresar un montón de cosas, pero por el otro lado veo como una situación extraña desde las herramientas para canalizarlo. Quizás esto de las redes sociales que supuestamente y en teoría nos abren un montón de puertas para que un montón de gente nos escuche pero que en definitiva también nos cierre un poco el corral. Nos determina un poco hacia donde y quien lo escucha y eso hace que las puertas no queden entreabiertas. Así que es como un panorama medio raro, sumado a que el consumo de música también varía muchísimo. Más que nada con lo que tiene que ver con los recitales de los artistas under. Y no digo bandas porque hoy tenemos referentes de un montón de estilos y un montón de lugares desde lo urbano que tiene que ver con el trap, con un montón de mezclas que tienen que ver con el hip-hop, con el rap. De bandas de muchos estilos que hoy van surgiendo pero si lo difícil que se hace que la gente se vuelque a encontrar propuestas distintas y a veces sentirse seducido por cosas diferentes que van apareciendo hoy en la escena.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Y bueno, como diría nuestro viejo amigo el Indio Solari: “El futuro llegó hace rato” y no lo fuimos viendo. Por un lado está buenísimo esto de que el cambio que se nos vino encima de paradigma. Digamos, estamos atravesando un montón de cambios de paradigma en un montón de cosas por suerte. Eran debates y cambios que nos teníamos que dar como sociedades globales. La música ya sea por la parte económica y empresarial de este juego también le llegó y ahí estamos atravesando este cambio. Por un lado me parece súper atractiva la idea de volver a las raíces y volver a que el músico pueda emprender la batalla de encontrar una mejor canción y de plasmar un sentimiento de una manera más pura. Por el otro lado también es más complejo porque encuentra al músico haciendo más cosas de las que sea solamente ponerse a crear un mejor producto o una mejor canción. Y a veces cuando digo artista, me refiero a todos los aspectos del arte, ya sea la música, la pintura, etc. O sea, todo está envuelto dentro de lo mismo. Entonces a veces el músico, el productor artístico se tiene que poner en parte de plantear su difusión, su estrategia de salida, su forma de producirlo. Por eso a veces también tiene este lado de que hay que atravesar este nuevo cambio y ver hacia dónde nos lleva.

Si, peinamos unas cuantas canas y eso hace que haya muchas cosas que no entendamos. Por otro lado a mí me encantan los desafíos y como buena persona que transita estos cambios, estamos dispuestos a ver hacia dónde vamos así que esta buenísimo ver que es lo que va pasando, y por otro lado, nosotros somos una banda del conurbano y entendemos todo esto desde ese lugar. Desde el lugar en el que nosotros hacemos todo porque no nos queda mucho más margen. Entonces nosotros siempre hicimos el trabajito de hormiga de hacer la cajita de los discos, imprimirlos, armarlos, ir al estudio, grabarlos. Hacer las entradas, los posters, etc. Hoy por suerte nos encuentran ya en un lugar un poco más maduro también hay un montón de gente que nos da una mano por suerte y eso hace que se haga un poco más fácil.

¿Qué nos pueden contar sobre "Anchos falsos"?

"Anchos falsos" es la punta de un quiebre para nosotros también. Esto del cambio de paradigma y demás. Anchos Falsos para nosotros fue el puntapié de un quiebre, de un cambio desde lo estructural nuestro porque fue el primer disco que pudimos editar con esta nueva formación y transitar todo este cambio. Acomodarnos a eso. La verdad que la grabación la disfrutamos muchísimo, como pocas veces disfrutamos algo. Súper relajados, y súper conectados entre nosotros. Y es como el vórtice Anchos Falsos. Es como que también tiene un poco de lo viejo y un poco de lo nuevo. Y es el principio de un trabajo un poco más ambicioso que tiene que ver con que podamos estar mucho más tiempo en el estudio de grabación. Somos una banda que siempre nos preocupamos mucho más por la parte de las presentaciones en vivo que de la parte de las grabaciones, así que no estuvimos mucho tiempo en estudio en nuestra historia. Pero ahora también con estos cambios de tecnologías, hace que podamos disfrutar de las dos partes. Un poco de la parte de producción de un show en vivo y de la parte de producción musical del estudio. Así que ahora nos volcamos a hacer esto que es grabar en varias etapas lo que va a ser un disco doble. Y ahí nos encontramos ahora, ya en la producción de la segunda parte de Anchos Falsos y después vamos a ver que va surgiendo. Esta bueno porque tiene esa cosa hoy por hoy de cambio rápido, entonces eso también está bueno. Se puede planificar mucho más de lo que nos dan los ojos.

¿Dónde y cuándo los podemos ver en vivo?

Como digo siempre para cerrar los shows, nos van a poder encontrar en un pasillo oscuro, en un lugar lúgubre de la provincia o ciudad de Buenos Aires. Ponen la pepaseñal en el cielo y nosotros aparecemos, para cerrar el año, en diciembre tenemos el cierre nuestro para cerrar el año en Don Pedro, en Quilmes. Estamos tocando un montón por suerte así que en algún lugar nos encuentran.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Nosotros por suerte tenemos un montón de gente que trabaja con nosotros, que nos da una mano gigantesca para que este monstruo pepero aparezca por ahí. Ponen Pepamajalu en algún lugar y nosotros salimos en todos lados. Tenemos Twitter, tenemos Instagram, tenemos Tinder, aparecemos en ARBA, aparecemos en el veraz, en todos lados. Ponen Pepamajalu y ahí aparecemos y si no nos encuentran con las canciones en Spotify con parte de lo que trabajamos nosotros y sino en algún lugar donde tocamos.