Javier Mareco y los monos del espacio nos presentan su banda

"Estén las cosas como estén, sea el año que sea y gobierne quien gobierne, parece que algo no cambia nunca: el arte no se detiene."

Javier Mareco

Javier, ¿cómo forma actualmente tu banda?

En las presentaciones en vivo somos: Rodrigo Genni en batería, Damián Carballal en percusión, guitarra acústica y coros, Yonatan Mijelshon en teclados, Luciana Torfano en guitarras, Andrés “Niño” Ollari, Facundo Rodríguez Borgia y Gabriel Sainz en trompeta y trombón, Cecilia Dottore en saxo alto y Clarinete, y Javier Mareco en bajo y voz.

¿Se podría decir que es un proyecto solista o tras cuatro discos ya son una banda estable?

En esencia sigue siendo un proyecto solista, ya que el grupo toca composiciones y arreglos míos, y sigo siendo el motor de la banda. Pero en un sentido más humano, es imposible ser “solista” en la vida. Con cada presentación, cada ensayo y cada grabación se fue armando un grupo humano y colaborativo que le da mucha más vida a la música que si fuera yo solo convocando a gente distinta para cada disco o canción. Y eso también se aplica al equipo de producción, sonido, escenografía y luces que se forma tras bambalinas. No podría hacer la música que hago sin la colaboración y entrega de tanta gente hermosa.

¿Cómo ves hoy la escena emergente porteña?

Estén las cosas como estén, sea el año que sea y gobierne quien gobierne, parece que algo no cambia nunca: el arte no se detiene. Lo que sí hace el arte es hacerse espacio donde lo encuentre, como si fuera una corriente de agua avanzando a pesar de las piedras y obstáculos que se le aparezcan. Hoy en día hay muchas cosas de la cultura de “rock” que no existen más. Pero eso le dio lugar a otras culturas y géneros musicales que antes no florecían de la misma forma. A simple vista, creo que la gente va a escuchar música en vivo cuando hay un factor más que solo lo musical. Me parece que tiene que haber algo de la celebración grupal de la música bailable para que la gente tenga ganas de salir de su casa.

Están lanzando su cuarto disco y lo primero que me llama la atención es como los titulaste, tanto a este como los 3 anteriores, con sólo el número romano correspondiente a su orden de salida. ¿Por qué solo eso?

Me parece que estamos en un momento de reinvención en lo que respecta grabar y lanzar música. La idea de un disco está dejando de ser el estándar que fue durante casi un siglo. Yo personalmente veo a cada canción como un universo distinto, a pesar de que salen de a cinco por año. Entonces no encuentro un título que pueda englobar a los cinco temas de cada entrega con éxito. Por eso, son más como volúmenes de una colección interminable.

Recorren un pequeño mar de estilos durante las 5 canciones que lo componen, ¿qué buscaban o como se fue dando esta línea sonora?

Cuando le preguntás a cualquier persona qué música le gusta, todo el mundo contesta lo mismo: “De todo”. Yo no soy la excepción, entonces a la hora de componer, siempre estoy tratando de encontrar lugares nuevos para explorar. Si se me ocurre una canción que se parece a otra cosa que ya hice, tiendo a no entusiasmarme. Y pienso que si se va a dar un estilo que une a todo que ocurra solo, sin que yo lo busque.

Veo muchas bandas lanzando simples (sin necesidad de que estos adelanten algún disco) o EPs. ¿Crees que hoy en día es la nueva forma de mostrarse la trilogía "corta duración, video y redes sociales"?

La sabiduría del libre mercado tiene esa cosa de impredecible e incuestionable. Los artistas, por lo general, van atrás de lo que el público mismo pide. Y hoy en día las cosas parecen estar empaquetadas en formatos más chicos, como EPs o singles. Parece que eso quiere la gente. Personalmente, no me parece algo malo. Me acuerdo cuando ponías un disco y podías identificar a primera escucha: “Este tema claramente es de relleno”. Y no hace falta rellenar nada hoy.

Se abrió el juego y se puede grabar un disco hasta en nuestras casas, así como también se masificó el consumo de música a cualquier rincón del día. ¿Se hace más difícil o más sencillo darse a conocer en este contexto?

Ambas al mismo tiempo. Hoy en día hay tantas opciones culturales y tanta variedad, que casi hay una música distinta para cada individuo del planeta Tierra. Eso hace que haya menos fenómenos masivos, pero también que todo artista pueda encontrar su nicho. Quizás llegue un día donde no haya más conciertos en estadios. No me molesta esa idea.

¿Dónde y cuándo los podemos ver en vivo?

El miércoles 23 de octubre, a las 20, vamos a estar presentando nuestra música nueva en La Tangente (Honduras 5317, CABA). Va a ser un show donde pondremos toda la carne el asador, tiraremos la casa por la ventana, y el lavarropas por la cerradura de la puerta.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Buscando “Javier Mareco y los monos del espacio” en todas las redes habidas y por haber.