Madrebomba, banda con sangre catamarqueña y mucho rock en las venas, nos cuenta sobre sus origines y presente

"La primer herramienta es tener buenas canciones y saberlas vender, pero eso no va a suceder a menos que tengas un fuego que te quema por dentro y no te permite dudar de que estás en el camino correcto."

Madrebomba

¿Cómo forma actualmente Madrebomba?

Actualmente, en batería está Sebastián Migliacci, en el bajo Yuri Levin, en guitarra eléctrica CristhianMascareño y en guitarra eléctrica y voz Ismael Berlín.

¿Cómo fueron sus comienzos?

Comenzamos allá por el año 2017, al principio nos juntábamos Cristhian e Ismael en una sala de Boedo a practicar canciones que ya teníamos en mente, siempre tuvimos la idea de hacer algo juntos, ya que nos conocíamos desde los fríos inviernos catamarqueños de nuestra adolescencia.

Con el correr del tiempo conocimos a Sebastián que entendió la idea y se adaptó bien. Y más tarde aYuri.

¿Cómo surge su nombre?

Hubo una época en la que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había anunciadola creación de la “madre de todas las bombas". Y nos pareció acertado el nombre ya que el sonido de la banda y las canciones tienen mucho que ver, con el impacto de una bomba cayendo y la emoción de lo que deja de ser.

Cuéntennos con que se van a encontrar quienes los escuchen. ¿Cuáles son sus raíces?

Nuestras raíces son variadas, desde Radiohead a Charly Garcia. Pero al momento de la composición siempre está toda la música que tenía adentro. Desde una zamba que cantaban los folckloristas en alguna peña que te partía el corazón, al sonido tácito de una batería punk, que te dice que el mundo está acá nomás y no le importa nada.

Cada integrante de la banda le aporta lo suyo a las canciones.

¿Cómo ven hoy la escena emergente catamarqueña?

Es una escena que siempre está naciendo, pero nunca crece. Hay infinidad de músicos muy talentosos con sus proyectos que te vuelan la cabeza.

El hecho de estar aislada de las grandes urbes hace que la creatividad fluya sin ideas preconcebidas externas y de ahí sale algo muy original y especial. La gran osadía tal vez, es traspasar las montañas y hacer que se expanda.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

La primer herramienta es tener buenas canciones y saberlas vender, pero eso no va a suceder a menos que tengas un fuego que te quema por dentro y no te permite dudar de que estás en el camino correcto.

Mágicamente nunca sucede nada, la vida es movimiento y acción. Y cocodrilo que se duerme, cartera.

¿Qué nos pueden contar sobre su último disco?

Es un disco que vino al mundo planeado y deseado. Cada canción de las seis, es prima y a veces hermana de las otras. Hay uno hilo conductor que las une aunque no parezca. Desde una copla rockeada, a otra tal vez con matices más distorsionados. Todas hablan el mismo idioma.

Probablemente la mayoría de nosotros ya escuchemos la mayor parte de nuestra música en soportes digitales. Más allá de la parte legal, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

El formato físico tiene la valentía y la hermosura de un actor porno de los 70’ que no se arrepiente de nada y está muy bien.

¿Dónde y cuándo los podemos ver en vivo?

Tocamos de vuelta (el 7 de septiembre) en Makena Cantina Club, Fitz Roy 1519. A las 22.30hs. Los esperamos.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Nuestra página, y en nuestras fanpage de Instagram y Facebook; en ambas nos encuentran como madrebombaok.