Nos contactamos con Francisco Flores Zega de Surikata Ki, banda que viene escalando desde Córdoba

"Nos gusta pensar el baile como una forma de empoderamiento ante un mundo que te quiere bajonear, y tratamos de dejar eso plasmado."

Surikata Ki

¿Cómo forma actualmente Surikata Ki?

La banda actualmente está formada por Sebba Gualda en voz, Juan Cruz Garbi en batería, Martín Diez en teclas y Fran Flores Zega en bajo.

¿Cómo fueron sus comienzos?

Nos formamos a mediados de 2011. Tuvimos varias formaciones hasta llegar a la de hoy, los únicos que nos mantenemos desde el comienzo somos Sebba, Cruz y yo. Siempre tuvimos en el horizonte hacer música propia así que desde el primer ensayo se concibió la primera idea de una canción. Con la primera formación sacamos dos simples y un EP, que nos sirvieron para armar el terreno de lo que queríamos buscar. En cuestión de sonido nunca mantuvimos un mismo estilo, capaz esos primeros discos eran más guitarreros, indies; con el tiempo fuimos madurando otros sonidos. Siempre se mantuvo la idea pop, la melodía, eso es muy propio de la voz de Sebba. La idea es no encajonarnos, no queremos ser una banda de género. Escuchamos mucha música y siempre estamos jugando para que eso permeé en el sonido. La música tiene esa cosa hermosa de que puede llevarte a varios lugares y encontrarte con diversas sensaciones, quedarse en una sola cosa sería muy aburrido para nosotros.

¿Cómo surge su nombre?

Un perro se lo dijo a Sebba en un sueño.

Cuéntennos con que se van a encontrar quienes los escuchen. ¿Cuáles son sus raíces?

Se van a encontrar con canciones pop que buscan hacer que te comas el viaje. Me gusta pensarlas como pequeñas escenas en las que uno se mete y explora. Hay una invitación a mover la patita también. Nos gusta pensar el baile como una forma de empoderamiento ante un mundo que te quiere bajonear, y tratamos de dejar eso plasmado. No es funk, no es disco, pero el groove siempre está y se amalgama con todo lo otro. Y puntualmente en este último disco, “El Choque del Cometa”, quisimos también darle cierto contenido político a la lírica, sin ser canción protesta propiamente dicha, pero teníamos cosas que decir. Respecto a las raíces, hay muchas: Café Tacvba es una referencia que ponemos siempre, Radiohead obvio; pero hay de todo, en el último disco manijeamos mucho con Arcade Fire, Camila Moreno, Peces Raros, LCD Soundsystem y varies artistes más. Siempre estamos curioseando, tanto cosas nuevas como viejas.

¿Cómo ven hoy la escena emergente en Córdoba?

Creo que en los últimos diez años se fue concretando una escena con muchas propuestas. Tanto desde la parte más “indie” como en movidas de funk y stoner reinteresantes y con producciones de gran calidad. Se ve mucho laburo en la búsqueda estética, la idea de show, de lo que se quiere mostrar, generando al mismo tiempo un cruce interdisciplinar con otras ramas que es súper interesante. Ayuda también que hay un público que está muy interesado en escuchar música y artistes nuevos. Creo que eso es un fenómeno a nivel general que se está viendo en todos lados, el público es menos prejuicioso que antes, me parece, y no se fija si esto es más o menos pop, más o menos rockero, si la propuesta les copa se prenden. Y en Córdoba se ha armado una base de bandas que hoy disputan con fuerza el terreno que quizás antes estaba más cerrado a bandas de Buenos Aires. Telescopios abrió el Lolla este año, y en otras ediciones ya se vieron varios artistas cordobeses. Es la punta del iceberg obvio, pero demuestra el momento de la escena. Quizás el punto más complicado es la cuestión de los espacios, no hay tantos como la cantidad de propuestas que están dando vueltas y quizás algunos espacios han quedado algo exclusivos para cierto circuito de bandas con más exposición; y a bandas que por ahí vienen un poco más “abajo” les cuesta un poco más encontrar lugares piolas en términos técnicos y de arreglo para tocar. Ahí me parece es donde los productores tienen que empezar a abrir más el juego y sacarse ciertos vicios, porque propuestas interesantes hay y muchas.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación, pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Es una pregunta interesante y con mucha tela para cortar. Sin dudas la llegada de internet y las nuevas tecnologías han hecho que hoy por hoy se faciliten muchas cosas para las bandas. Pienso en lo que fue para nosotros la producción de nuestro último disco a nivel de audio y técnica, quizás lograr un resultado así hace veinte años era impensado para una banda independiente porque se tenía que pensar en pagar estudios para acceder a cierta calidad de fierros, etc. Ahora con la posibilidad de acceder a plugins, y programas de PC se pueden lograr resultados de gran calidad sin tanto costo. De hecho, nosotros el único estudio grande que usamos fue para grabar la bata, el resto lo hicimos en el home studio de nuestro productor Bernardo Ferrón. En términos de difusión creo que la cosa cambia un poco, indudablemente para una banda quizás es más directo el sistema, con el master en tu poder podés subirlo a una plataforma de distribución y ya está dando vueltas en todos lados, la cosa si se quiere está más democratizada. Pero eso también genera que haya un océano mucho más amplio en el que hacerse ver, si tu objetivo es llegar a cierto nivel de difusión. Lo cual es un buen síntoma obvio, ¿qué mejor que la música se propague? ¿no? El tema es que también hay ciertas lógicas propias de la industria, que sigue siendo en muchas cosas la misma, pero con otra cara, que se siguen manteniendo; y quizás entrar a cierto circuito de playlists de las plataformas como Spotify que hoy son la clave para llegar al público se vaya acomodando más fácil para ciertos espacios que son los que mueven la cuestión. Así y todo, está claro que el panorama es mucho más abierto que antes y es algo que los artistas tienen que usar a su favor.

¿Qué nos pueden contar sobre “El choque del cometa”?

“El Choque del Cometa” es nuestro segundo disco, lo editamos el año pasado en su versión digital y en los próximos meses saldrá la versión física que la editamos con el sello Chancho Discos. Nosotros lo pensamos como un disco conceptual, sus 8 canciones manejan cierto hilo conductor en el sonido y principalmente a nivel letras. Quisimos hacer un disco cuyo contenido sea político, porque sentimos que el país y el mundo venía siendo muy tapado por los seres del horror últimamente y quedarnos en volver a hacer otro disco de corte más intimista como el anterior (“Habitación”, 2016) habría sido un poco mentirnos a nosotros mismos. Teníamos todo esto para decir y no lo íbamos a guardar. No es canción protesta en términos clásicos del género, pero está cargado en su totalidad de visiones sociales. Además, nos gustó la idea de poder pensar el pop desde un lugar en el que la conciencia social esté presente, que le peleé al ideario común de que pop es igual a “naif”. Algo que siempre nos pareció un sentido común muy chato. Está lleno de ejemplos que le pelean a esa idea, Virus, Alex Awandter, Camila Moreno, los 1915, Peces Raros por poner ejemplos de la escena emergente actual, la mismísima Madonna y mil ejemplos más. En términos sonoros, también quisimos que sea ir un poco más allá de lo que habíamos hecho antes. El disco anterior había sido un punto de inflexión y nos tentó probar dar otro saltito. Es un disco más oscuro, más rítmico, de a momentos lo sentimos hasta un poco más tribal, buscamos que la gente mueva el cuerpo. Probamos con cosas más electrónicas porque básicamente lo compusimos desde una computadora. Pero al mismo tiempo los habitamos con baterías y percusiones muy orgánicas, una cosa media cyborg que nos recebó. Y en vivo eso toma aún más poder porque la energía se duplica. Para nosotros es el laburo que los sentimos más acabado en todas sus aristas.

Probablemente la mayoría de nosotros ya escuchemos la mayor parte de nuestra música en soportes digitales. Más allá de la parte legal, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

En lo personal me toca de ser los de la última generación que consumió discos, ya de hecho en mi adolescencia el MP3 copaba la parada mal, y tengo una gran afición a coleccionar discos. Siempre que puedo alguno me compro, jajaja. Pero no sabría darte un por qué puntual. El caso del vinilo es quizás el más fácil de entender, hay una clara ganancia en calidad sonora, pero además permite vislumbrar mejor el arte de los discos, hay grandes tapas que se pierden de ser admiradas en los formatos digitales. En el caso nuestro ese fue uno de los motores que nos impulsó a editarlo en CD, el arte que hizo Ángel Fundiebiela termina de darle cierre al concepto general del disco, y poder tenerlo en tu mano profundiza lo que puede generarte. Fundiebiela es un tremendo ilustrador y la verdad que vale la pena poder tener la posibilidad de que eso quede plasmado físicamente. La edición del CD salió elegida por uno de los fomentos de INAMU y eso también nos facilitó poder hacerlo, porque los costes de replicación son muy salados.

¿Dónde y cuándo los podemos ver en vivo?

Vamos a estar siguiendo la gira de "El Choque del Cometa" por Buenos Aires, el viernes 19/04 nos presentamos en CABA, en Teatro Monteviejo junto a La Teoría del Caos, en una linda movida que preparó Chancho Discos. Después el 20 nos vamos a La Plata, en Cervecería Romania. Y para mayo ya en Córdoba estamos preparando una fecha muy linda en Club Paraguay para el 18/05. Así que muy manijas de seguirle dando!

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Nos encuentran en Spotify y todas las plataformas digitales como Surikata Ki. En Facebook también como Surikata Ki e Instagram como @surikataki. Tenemos Twitter pero no somos muy amigos del pajarito, igual ahí nos encuentran como @KiSurikata, está al revés porque parece ser que Surikataki es un nombre muy común en algún país asiático jajaja.