Claro y preciso, así es Pablo Boyé, guitarrista de Sobreviento

"La autogestión es un proceso y un camino que se va hilvanando y que tiene muchas aristas. Y muchas complejidades."

Sobreviento

¿Cómo forma actualmente Sobreviento?

Flor Wosh (voz), Seba Verdún (bajo y coros), Pablo Boyé (guitarra) y Agustín Piva (batería).

¿Cómo fueron sus comienzos?

A la distancia, es difícil dar una mirada simple de los inicios. Cuando empezamos, sabíamos que Sobreviento era un proyecto serio en nuestras vidas, que buscábamos algo más que simplemente juntarnos a tocar y hacer música en conjunto. Pero viéndolo hoy, siete años más tarde, nos damos cuenta de que era muy poco lo que sabíamos, que no teníamos un montón de cosas en claro. Siempre fuimos de tener la maquinaria activa constantemente: nuestro primer simple, por ejemplo, lo grabamos el mismo mes que empezamos los primeros ensayos. Así y todo, no es que ahora hayamos llegado a ningún tipo de iluminación, ni nada semejante, pero sí podemos decir que el camino transitado, las experiencias, sobre todo los lazos que fuimos tejiendo y la gente de la que fuimos rodeándonos, hicieron que hoy podamos pisar algunos terrenos con mayor firmeza. La autogestión es un proceso y un camino que se va hilvanando y que tiene muchas aristas. Y muchas complejidades. Nosotres nos encontramos y descubrimos que lo más importante de todo eso viene de la mano de la relación con los otros, de lo humano, de los lazos que uno establece y que si son genuinos, son sólidos y eso es lo que perdura.

¿Cómo surge su nombre?

Un día nos sentamos a barajar posibilidades y salió: Sobreviento. Después fuimos al diccionario y descubrimos que la definición es “fuerte impulso de viento”. Eso nos gustó, pero es secundario. Como todo nombre, se carga de sentido con el correr del tiempo.

Cuéntennos con que se van a encontrar quienes los escuchen. ¿Cuáles son sus raíces?

Hoy estamos presentando nuestro nuevo disco, "Floresta", que es un disco donde lo que aparece en primer plano es la canción. Buscamos trabajar la canción desde un costado sensible, apelando a una poética más cristalina, que habla de la ciudad, el barrio, las cosas cotidianas, también de nuestras luchas, de la importancia de estar juntos; o como dijo un gran amigo nuestro, el Jipi, Gabriel Destéfano, un disco que habla “de aquello que nos une y no por ello deja de ser un misterio”. Quienes nos escuchen hoy van a encontrarse con todo eso y más, porque se resignifica en cada escucha. Pero la canción es la protagonista, y nuestra búsqueda fue abordarla en toda su simpleza, al mismo tiempo que en su complejidad.

¿Cómo ven hoy la escena emergente? ¿Y cómo se ven ustedes dentro de la misma?

El panorama es oscuro, no sólo para la escena emergente. La escena de la cultura está hoy en crisis, en jaque, porque vivimos en un país que está derrumbándose en cuestiones económicas y sociales. Cada vez hay menos laburo, los lugares cierran, la plata no alcanza. Si empezamos por ahí, estamos muy jodidos. A la escena emergente en ese sentido no le queda otra que resistir a los embates de unas políticas que son totalmente regresivas, sean a partir de la desidia o el desinterés, o desde el ataque directo, como son las clausuras de espacios culturales o como es la falta de financiamiento. Si comer o viajar en colectivo es caro, entonces imaginate producir un show o grabar un disco. Estamos en tiempos en donde todo tiende a achicarse, y donde muchos grupos se han disuelto o están como en pausa. Sostener proyectos colectivos se vuelve complicado en tiempos individualistas e individualizantes, como son los de gobiernos neoliberales. Nosotres seguimos apostando a eso, a la salida colectiva, sea desde el grupo pequeño que es Sobreviento, o a través de la generación de espacios articulados con otros artistas, como son los ciclos, que este año seguramente continúen, aunque reformulados. Son tiempos en los que hay que fortalecer eso, no dejar que se apague, reforzar los vínculos y apuntar a estrategias siendo creativos, estrategias que nos permitan sortear los obstáculos. Tiempos de amar y resistir, resistir como actos creativos y de compromiso.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Uno trata de aprovechar siempre todas las herramientas de las que dispone. Internet y las redes sociales son una más, que pueden a veces permitirte llegar a más gente a menor costo. Sin embargo, eso no es del todo tan así. Las redes sociales cada vez más apuntan a que inviertas plata en pauta publicitaria, reduciendo el alcance orgánico. Son herramientas que se aprovechan pero sus lógicas son impuestas, y también vedadas. No sabemos el algoritmo que Facebook utiliza para decidir qué, a quién, de qué modo y cuánto mostrar un contenido que lanzás a las redes. Entonces, tratamos de jugar en ese terreno que no es propio, y de sacarle el mayor provecho posible. Y hay que sumar dos cosas fundamentales. Por un lado, no hay que dejar de lado que ciertos canales más “tradicionales” de la comunicación siguen siendo los más importantes en cuanto a alcance, difusión y legitimación, como son la radio, la televisión, que siguen teniendo las mismas trabas para los músicos emergentes de siempre. Y por otra parte, nos parece clave no dejar de lado el cara a cara, el boca a boca. Muchas veces descansamos demasiado en las redes sociales y pensamos que porque publicamos algo, nos están viendo. Un “Me gusta” no es necesariamente una persona que te conoce o escucha tu música. Quizá, entonces, las estrategias de difusión más “primitivas” hoy sean lo más novedoso que se pueda hacer, además de intentar pensar siempre nuevas formas y mecanismos. No pensando tanto en términos de cantidad o masividad, sino de interpelación directa.

¿Qué nos pueden contar sobre su segundo disco "Floresta"?

"Floresta" es un disco en donde apareció la canción para nosotres. La canción según Sobreviento. Nosotres la buscamos, pero también nos encontró en ese proceso. Y son canciones que hablan de una forma directa de aquello que nos interpela, está el barrio, está la infancia, pero también están los momentos de tensión y conflicto que hoy nos atraviesan. El disco es fruto de un proceso larguísimo, muy especial, de casi dos años, en el que estuvimos acompañados por Juan Saraco, nuestro productor artístico, desde la etapa más germinal, creativa, en donde las canciones tomaron forma, hasta el momento final. Durante ese proceso, que es lo más valioso de todo, aprendimos muchísimas cosas, y salimos fortalecidos como músiques. Participaron, además, en todas las instancias personas grandiosas que cada uno desde su lugar aportó no desde un lugar externo, sino siendo parte de este grupo. Maxi Forestieri no sólo grabó, mezcló y masterizó los temas, sino que fue el productor técnico, y estuvo en la toma de decisiones de muchas cosas. Laura Musso y Lucía Bellusci fueron quienes realizaron el bellísimo arte de tapa, también siendo ellas quienes motorizaron ese proceso y decidiendo sobre el resultado final. Eso para nosotros es valiosísimo.

¿Cómo los encontró como banda este disco con respecto a su primer disco (2015 "Cielo y caer")?

Nos encontró más maduros. O más bien, este disco nos hizo madurar. Cielo y caer es un disco que nos enseñó muchísimo, y en el que logramos un sonido sólido y que sentimos nuestro. Pero a la vez nos fuimos dando cuenta de que nos faltaba algo más, y ese algo era la canción. También es un disco de temas más enrevesados, de letras más encriptadas, y lo que nosotros queríamos ahora era otra cosa: creemos que vivimos tiempos en donde es importante ser más claros, más directos, no dejar de aspirar a la belleza de la poesía, pero sí apelando a interpelar al otro.

Probablemente la mayoría de nosotros ya escuchemos la mayor parte de nuestra música en soportes digitales. Más allá de la parte legal, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

Ojo, lo legal no es para nada un tema menor. Es tremendo que hoy en día, con el estado actual de la música y el desarrollo de lo digital, para que un disco sea legal tenga que existir sí o sí en formato físico, a través de una replicadora oficial. Es una locura porque en términos de costos es inabordable. Tuvimos el debate de si hacer este disco, "Floresta", en formato físico o no. Para algunos sigue siendo un objeto de culto. Para la prensa, en muchos casos, sigue siendo un requisito. Hay como una trampa ahí. Porque cada vez es menor la cantidad de gente que tiene soportes en donde reproducir un disco físico. Así y todo, hay quienes lo pueden hacer, y les gusta tenerlo. Nosotros decidimos hacer una tirada pequeña para aquellos que todavía disfruten de tener el disco en sus manos.

¿Dónde y cuándo van a estar presentado el disco?

El miércoles 15 de mayo, a las 21 hs, en La Tangente (Honduras 5317, Palermo).

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Pueden hiperconectarse a cualquier red social o plataforma digital de streaming y ahí nos encontrarán. Las principales de ellas: Facebook, Instagram, YouTube y Spotify.