La Triple Nelson pisa suelo argentino este fin de semana presentando La Sed y Paco Pintos nos cuenta todo

"Nosotros quedamos muy contentos cuando hicimos La Sed, cuando vimos como iba tomando forma"

La Triple Nelson

Están festejando sus primeros 20 años, son una banda entrando en la "adultez", ¿es muy distinto todo a cuando arrancaron?

Realmente es bastante diferente a cuando arrancamos. Ahora tenemos todo un equipo armado; hemos dividido tareas: tenemos sonidista, stage… Cuando arrancamos éramos 3 y hacíamos todo. Nos cargábamos los equipos, manejábamos, metíamos todo en un auto, hacíamos el sonido, vendíamos. Ahora con el desarrollo de las cosas, el tiempo, y un poco de suerte que hemos tenido de que nos haya ido bastante bien, hemos dividido tareas… ¡Hasta tenemos un manager! Con eso te digo todo (risas).

Son una banda que viene seguido a Argentina, ¿cómo los recibe el público de acá?

El público argentino siempre nos recibe muy bien. La verdad es que hace 18 años que vamos, y hemos pasado por todas las etapas: tocar en bolichitos para 2 o 3 personas, a tocar en el Estadio Único de La Plata invitados de No Te Va Gustar para 50 mil, o en Córdoba, en Rosario; y siempre nos han recibido muy bien. Tenemos una banda de gente que nos sigue, que nos pide que vayamos. Les estamos tratando de hacer caso. Dicen ellos que a nosotros nos tendría que ir bien en Argentina, y ellos tienen más fé que nos nosotros. Y bueno, estamos en ese camino (risas). ¡Vamo` arriba!

¿Qué nos pueden contar de sus shows de este fin de semana en La Trastienda y en La Plata?

Los shows van a depender un poco del disco La Sed, que es lo que vamos a presentar, que va a ser como la columna vertebral del show; más los temas que más o menos venimos tocando hace tiempo, que son como los clásicos de la banda, y tienen que estar si o si, la gente los pide. Aparte va a ser una ocasión especial, en La Trastienda vamos a tener unos cuantos invitados. Va a estar Sergio Dawi de los Redonditos de Ricota (sic), va a estar El Panter de De La Gran Piñata, Nicolás Echeverría un baterista argentino que es un amigo. Seguramente alguna sorpresita más va a andar por ahí.

Y en La Plata vamos a hacer seguramente un poco lo mismo, capaz que sin los invitados; pero vamos a tratar de dar un buen show también de Rock & Roll, que es lo que nos gusta.

Y también vamos a festejar los 20 años, por eso hacemos tipo un compendio de la carrera, mezclado con La Sed, que es lo que vamos a presentar, porque es un disco que fue recientemente editado en Argentina. A nosotros, en general los artistas uruguayos, nos cuenta editar internacionalmente. Que haya sido editado en Argentina por Pelo Music es un honor. Y hay que ir y respaldar un poco el asunto. Estamos muy contentos con todo eso.

La Sed creo fue un gran disco y uno importante para la banda, ¿cómo lo experimentaron ustedes?

Antes que nada, agradecerte las palabras. Nosotros quedamos muy contentos cuando lo hicimos, cuando vimos como iba tomando forma; porque empezamos armándolo de a poco y se fueron sumando canciones, algunas viejas que nunca habíamos considerado grabarlas por La Triple Nelson. Pero se dio el momento justo para cada una de ellas, algunas composiciones nuevas, algunas de un amigo, también la de Spinetta, que es temón que nos gusta mucho. Y se fue formando. El sonido se lo debemos en gran parte al estudio Vivace, que es un estudio divino. Fue grabado por Ariel Lavigna, que es un técnico argentino del barrio de Almagro. Ariel nos ha grabado casi toda la discografía, y sabe como suena la banda; pero aparte le puso una impronta muy particular a este disco; ya que fue el primer disco que él pudo grabar en un estudio armado para eso (nuestro disco Caos Natural lo grabó en una casa en La Paloma, Agua y Sal lo grabó en un rancho en Punta del Diablo y grabó en vivo el disco 103 en el Solís). Esta vez nos pidió si podíamos ir a un estudio convencional (ríe), y le dijimos que sí. Realmente le sacó un sonido increíble. Masterizó Joe LaPorta junto con él en Nueva York. Es un disco que para nosotros es lo mejor que hemos hecho. Me alegra que consideren que está bueno.

¿Se viene el sucesor?

Si, se viene un sucesor. Estamos trabajando en eso. Por ahora vamos medio lento, pero vamos, que es lo importante (risas).

Probablemente la mayoría de nosotros ya escuchemos la mayor parte de nuestra música en soportes digitales. Más allá de la parte legal, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

No lo tenemos claro. Hacemos lo que nos sugiere la gente que está en el asunto. Creemos que el disco físico es una tradición que en algún momento se va a terminar. Pero por ahora se sigue manteniendo, y a nosotros nos gusta ver el disco. Justo estaba viendo una noticia que en EE.UU. se están vendiendo casetes de vuelta; como que la gente está queriendo tener la música en la mano, porque eso de los bytes… Si bien es más difícil de escucharla, se siguen haciendo. Es una disyuntiva que todos los músicos y las compañías tienen, de para dónde va la cosa. Sinceramente a mí también me gustaría saber para donde va. Pero hacemos lo que podemos, y tener el disco es como una cosa muy tradicional y seguimos apuntando a eso: a hacer un disco, no a hacer una canción.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que las bandas cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Ahora todo está mucho más democratizado, el acceso a las grabaciones, las computadoras personales y todo eso facilita mucho el proceso de las bandas de llegar a registrar su material. Incluso lo de las redes, cualquier persona desde su casa tiene la difusión necesaria. El asunto es que a veces las grabaciones no son de muy buena calidad; pero eso realmente no importa, la gente no busca calidad tampoco. Sabemos de banda que con muy poco dinero graban y han tenido un éxito increíble, de miles de millones de reproducciones en YouTube o en Spotify. Entonces hay que hacer un balance de lo que se quiere y de lo que se pretende. A nosotros por ahora nos gusta que los discos suenen bien y que estén grabados en un buen lugar. Es una cosa que nos interesa, que la obra que registrás tenga una calidad mínima e indispensable. Pero también abemos que la gente muchas veces no la capta por los medios en que la escucha. A veces la escucha directamente de un celular, que no es la mejor calidad para escucharla. Es como todo muy inmediato y es diferente a otros tiempos. Yo creo que las bandas en este momento tienen muchas más posibilidades de progresar que antes, cuando había que pasar por filtros, tener suerte y entrar en un estudio era algo casi privativo, elitista. En este momento cualquier persona puede hacerlo.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Para escuchar nuestra música estamos en Spotify, en YouTube, en Facebook, en Instagram… Y estamos en las disquerías también (risas). Si quieren pasar por ahí, y colaborar con estos músicos (risas). Estamos en todos los lugares dónde se pueda escuchar música, tenemos casi todas las redes bastante cubiertas. Pero bueno, siempre aparece alguna nueva, hay que estar atentos.