Dialogamos con Trostrigo sobre sus 10 años de banda, los festejos que se vienen y el trayecto hasta acá.

"Me da curiosidad observar que la poesía en las letras ya no importa."

Trostrigo

¿Cómo forma actualmente Trostrigo?

Siempre el formato varía respecto al escenario; pero esta vez celebrando 10 años formaremos con bajo, guitarra eléctrica, batería, guitarra acústica y dibujos proyectados en tiempo real.

¿Cómo fue el comienzo de la banda?

Empezó como proyecto solista; tras 2 años de grabaciones en casa decidí subir mi material a MySpace y empecé a tocar seguido. En el primer disco se suma Poncho Korea tocando bombo leguero, luego en el siguiente disco ya empezamos a formar como banda hasta la actualidad.

¿Cómo surge su nombre?

Es una distorsión del nombre Rodrigo, por un amigo que no lo podía pronunciar.

¿Cómo ven la escena under argentina en comparación a otros lugares de latinoamérica?

La observamos un poco desorganizada. A veces priman valores estéticos a los artísticos y eso es un retroceso cultural. Me da curiosidad observar que la poesía en las letras ya no importa.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Más con errores que aciertos, en estos 10 años fui aprendiendo sobre el camino, creo que la principal enemiga para no utilizar bien las herramientas es la ansiedad; ya que todo es instantáneo. Por estos días nos cuesta criar una planta; queremos que dé fruto al toque y la guerra está en dejar madurar bien las cosas. Las herramientas necesarias están al alcance; ahora queda aprender a sacarle el máximo provecho.

¿Qué nos pueden contar sobre su último disco?

Fue el trabajo más fino a nivel técnico tras 5 discos. Fue grabado en MCHT estudios por Diego Acosta y reconfiguramos la banda que es la formación que hasta hoy sigue. Hay 3 canciones que son poemas que escribió mi papá y los adapté, lo que le da una impronta distinta. Por suerte el trabajo se ha podido exponer en varios lugares de Chile, Argentina, Japón y Usa.

Probablemente la mayoría de nosotros ya escuchemos la mayor parte de nuestra música en soportes digitales. Más allá de la parte legal, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

La verdad es que nunca fui un fanático del formato físico. No veo razón para seguir produciéndolo. Sería una gran ayuda para la ecología no destruir un árbol para fabricar un disco que habla de la evolución.

Van a estar festejando sus primeros 10 años en Lucille en agosto, ¿qué nos pueden contar de la fecha?

Será en formato banda y estaremos acompañados de las ilustraciones en vivo de Nicolás Manjón. Es bueno mencionar que la fecha la compartiremos junto a Doleser (banda hermana que admiro y que también están por sus 10 años) y unas bestias del folk llamados Uva Mondays.

Hicimos el acuerdo hacer un precio anticrisis para repletar esta celebración.

De todos los lugares donde tuvieron la posibilidad de tocar en vivo, me llamó mucho la atención Japón. ¿Cómo surgió esta posibilidad y cómo les fue allá?

Era un viaje soñado. Desde mi infancia quería ir, hasta que se dio la oportunidad de ir de vacaciones. Cuando ya tenía los pasajes empecé a escribir a lugares para conseguir fechas y logré agendar 3 fechas en distintos barrios de esa hermosa ciudad. Me sorprendió la calidez y el respeto de las bandas con las que compartí y el público que asistió. ¡Lo mejor es que quedaron las puertas abiertas para regresar!

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

“Trostrigo” en cualquier red.