Desde Bahía Blanca y antes de volver a presentarse en CABA, dialogamos con Las Jóvenes Idealistas desde la voz de Xennon Z

"Hacemos todo lo posible para viajar porque de esa manera podemos tocar más."

Las Jovenes Idealistas

¿Cómo forma actualmente Las Jóvenes Idealistas?

Ayudante de Santa en batería, Leandro Navideño guitarra y voz, Juana Beier bajo y voz y Xenon Z también en guitarra y voz.

¿Cómo fue el comienzo de la banda?

Somos de Bahía Blanca, excepto Ayudante, que es de Pueblo Santa María, del partido de Coronel Suárez, a 180 kilómetros de acá. Venía con regularidad a Bahía a tocar con Navideño. Ellos dos son hermanos. A finales de 2015 nos conocimos con Navideño en la universidad y me pasó los temas para agregarle unas guitarras. Al año siguiente se sumó en el bajo Juana, con quien éramos amigos de la universidad hacía un par de años. Por lo que sí, se puede decir que antes de la banda nos fuimos haciendo amigos. Bueno, y durante también.

¿Cómo surge su nombre?

Estábamos con Navideño y Ayudante en Sierra de la Ventana, en pleno julio, en una fecha hermosa que se hace seguido en una biblioteca de allá. Juana se iba a incorporar pronto a la banda así que nos decidimos por usar el pronombre plural femenino. Estuvimos de acuerdo y desde entonces quedó.

Cuéntennos con que se van a encontrar quienes los escuchen. ¿Cuáles son sus raíces?

Generalmente componemos a partir de las letras de las canciones que vamos escribiendo. En ese sentido, la manera en la que bandas El Mató, 107 Faunos, Las Ligas Menores o Koyi articulan una poética precisa (y por momentos objetivista) con un sonido austero pero potente nos resulta más que interesante. Al mismo tiempo nos gustan bandas como Deerhunter o Frankie Cosmos, algunas cosas del post rock y los momentos noise de Sonic Youth.

Son del sur de la provincia, una zona con mucho rock y movida propia. ¿Cómo ven hoy la escena Under allá? ¿Y cómo se ven ustedes dentro de la misma?

Somos del sudoeste bonaerense y sentimos algo especial por esa zona. En 2016 fuimos a tocar a Chile en el auto de la mamá de Navideño y Ayudante, cruzamos la cordillera y vimos lugares bellísimos; pero así y todo el paisaje más lindo fue el del campo al costado de la ruta 51 con Sierra de la Ventana de fondo. Dicho esto, no nos interesa de ningún modo hacer de lo regional un culto: al contrario, buscamos estar en movimiento todo el tiempo. Acá en Bahía y la zona hay una escena under muy interesante y variada, pero hacemos todo lo posible para viajar porque de esa manera podemos tocar más. Nos encanta ir a Capital o La Plata, y por suerte estamos yendo mucho.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Internet es la principal herramienta de difusión de la música de una banda, de eso no hay duda. Para nosotras las redes sociales son un buen recurso para que la música dialogue con otros lenguajes, como el diseño o la fotografía, además de que posibilitan una estética y un lugar de enunciación. Poder construir esas cosas nos parece muy importante, y la verdad nos divertimos mucho haciéndolo también.

¿Qué nos pueden contar sobre Escuela Municipal de Kayak?

Son canciones que empezamos maqueteando el año pasado y que empezaron a tomar forma de agosto en adelante. Cuando consideramos que estaban listas nos metimos la primera semana de enero a grabar todos los días a las ocho de la mañana. El nombre del disco surgió de una charla en la ruta cuando volvíamos de Capital hablando de cuáles habían sido nuestros mayores logros deportivos, entre los que surgió un tercer puesto de cuatro en una competencia de kayak. El remar nos pareció una linda metáfora, en la que se sintetizaban historias y trayectorias personales cuyo punto en común era ir como se pudiera para adelante en la vida.

Probablemente la mayoría de nosotros ya escuchemos la mayor parte de nuestra música en soportes digitales. Más allá de la parte legal, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

Quizás porque está bueno que además de las canciones quede un registro material, con un diseño y una estética particulares. Para nosotras la banda es un proyecto que integra varios saberes además de los musicales propiamente dichos, y el disco físico es un objeto en el que se cristalizan.

Van a presentar el disco en La Confitería, ¿qué nos pueden adelantar?

Estamos emocionadas porque va a ser la primera vez que tocamos ahí, y que lo hagamos junto a 107 Faunos y Cabeza Flotante es espectacular. Las entradas se pueden comprar anticipadas en passline.com a $150, y si no en puerta a $200. Vamos a dar todo.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Estamos en Twitter, Instagram y Facebook, y nos pueden escuchar en Spotify, Youtube y Bandcamp.

Foto por: Victoria De Angelis/p>