Martín Dufou nos habla de Brancaleone, su propuesta artística y su 6to disco

"Dejar de editar en formato físico sería una decisión comercial: no aplica al verdadero artista."

Brancaleone

Brancaleone está presentando su 6to disco Brancaleone en la Amarilla y el Pela Dufou habló con nosotros sobre sus comienzos y su actualidad artística.

¿Cómo forma actualmente Brancaleone?

Alejo Urbani en bajo, Edu Bonanni en teclados y acordeón, el Negro José Giorgi en Batería, Chelo Henin en guitarra y en voz y charango yo, el Pela Martín Dufou.

¿Cómo fue el comienzo de la banda?

Brancaleone comenzó hace casi 20 años, teníamos la idea de formar una banda que se pusiera al servicio de las canciones, sin una estética determinada; un lugar donde pudiéramos explorar libremente. Y nos salió.

¿Cómo surge su nombre?

El nombre viene de una película italiana ambientada en la época medieval, donde un loco se cree caballero y recluta a todos los marginales de su época (leprosos, pobres, otros locos como él) para formar una armada. Él no es un caballero y lo suyo no es una armada formal, pero a ellos no les importaba que están convencidos de lo contrario. Eso nos pareció inspirador: creer en algo es serlo.

Cuéntennos con que se van a encontrar quienes los escuchen. ¿Cuáles son sus raíces?

El sonido de Brancaleone es difícil de clasificar porque nuestras influencias van desde Atahualpa Yupanqui hasta ACDC, pero tenemos una fuerte conexión con los sonidos nacionales y sus ritmos, por eso nuestro playlist pasa de un carnavalito a un rock con toda naturalidad.

¿Cómo ven hoy la escena Under? ¿Y cómo se ven ustedes dentro de la misma?

Creo que hay poco riesgo respecto de la época en la que empezamos nosotros. Hay una búsqueda intensa por agradar, en lugar de incomodar. En ese plano, desde esta banda preferimos hacer preguntas intensas, jugadas de riesgo artístico; para eso es el arte.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Depende de lo que se tenga por progresar. Para nosotros lo importante sigue siendo la música. Por supuesto que queremos que cada vez más gente la escuche, pero no a cualquier precio. Las herramientas de difusión también generan un gran ruido donde casi nada se disfruta realmente. Hay mucha superficialidad en la escucha en estos tiempos. Nosotros nos concentramos en hacer algo sincero para algunos oídos insobornables. Eso es el éxito en mi diccionario.

Siempre tienen un toque más en sus discos, algo más, algo especial. ¿Cómo surgió incorporar estos videos en 360º a la edición?

Este proceso fue complejo, porque a la idea de grabar en un campo a 270 km de Capital Federal con sonido directo, le sumamos la de filmarlo con una cámara 360 grados… Es que Brancaleone es así, si pinta una idea que nos copa, le echamos los kilos arriba y la sacamos adelante. Fue largo y complejo el proceso porque se trató de audio y video, pero estamos muy felices con el resultado final y el compromiso de cada uno de los que colaboraron para que fuera posible. Escuchar las canciones de este nuevo disco, con instrumentos acústicos me llena de calidez, de calma… En el momento que lo estás grabando es un poco diferente la escucha, ya que estás concentrado en que salga todo bien desde la parte que te toca. Pero es una energía que, en lo personal, disfruto mucho.

Probablemente la mayoría de nosotros ya escuchemos la mayor parte de nuestra música en soportes digitales. Más allá de la parte legal, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

Eso es sólo una sensación que tiene que ver con el ambiente en el que cada uno vive, la realidad es que menos del 30% de la música se escucha en formato digital en nuestro país. El disco objeto no deja de ser una oportunidad para llegar a la gente a través del arte visual y palpable, creo que es una gran oportunidad de comunicación, dejar de hacerlo sería abandonar una posición como artista. Dejar de hacerlo sería una decisión comercial: No aplica al verdadero artista.

Se viene la presentación en vivo, ¿qué nos pueden adelantar de la cita del 7 de julio en Dorian?

Vamos a hacer un experimento de riesgo. Vamos a estar rompiendo la barrera escenario-público durante casi dos horas. Vamos a sorprendernos. Vamos a ser felices.