Desorden Público, desde Venezuela 30 años y Bailando Sobre Las Ruinas antes de su show en Groove

"¿Cómo hacer para salvarlos todos? Respetando al arte."

Desorden PublicoDesorden Publico

¿Cómo forma actualmente Desorden Público?

Acá tienen ustedes a unos caraqueños bastante tercos que desde la segunda mitad de los 80 decidieron nunca colgar los guantes, que gritamos cosas a este mundo loco y tuerto que nos tocó vivir, que llevamos felices la herencia de la sabrosura caribeña, solo que un poco más rabiosa de lo habitual, y que siempre vamos en onda respetuosa y agradecida a cada lugar que visitamos.

Hace un tiempo están viniendo muchas bandas venezolanas, ayudados de una gran inmigración que son un punto de entrada para su música, ¿cómo ven hoy la escena musical allá dentro de su ámbito?

Desorden es una banda que en lo internacional se movió siempre en tres circuitos: el del ska/reggae, el del rock latino, y el de eso que llaman worldmusic (nos pasó mucho en Europa y cuando fuimos a Australia que nos catalogaran de esa manera). En años recientes se nos abrió una cuarta brecha: la de los conciertos para venezolanos migrantes, hoy regados por medio mundo. Son cada vez más comunes estos eventos promovidos por y para las comunidades de nuestros exiliados, donde se dan cita música, gastronomía y mercaderías identitarias como banderitas y esas cosas. En algunas partes del mundo, en estos festivales, en cuanto a música, ¡se dan unos pastiches estilísticos fantásticos! Artistas de música llanera folklórica con ska, hip hop, reggae, pop-rock y romántico, sin contar los humoristas y motivadores. Unas locuras increíbles.

Pero hay que entendernos. Con cariño, desde la solidaridad, humilde y sonreídamente, lo pedimos. Hoy día migran más venezolanos que sirios. Casi un quinto del país ha salido del territorio. Todos buscan conexiones con las raíces, y ahí en la nostalgia todo lo que sea bonito, vale. Sabemos nos conseguiremos en todas partes. En Buenos Aires nos daremos un abrazo argento-veneco y daremos, en primera persona de un Gran Plural, muchas gracias por la hospitalidad.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión. Ustedes vivieron las dos etapas en estos 30 años, ¿cómo analizan estos cambios en la difusión? ¿Creen que mejoró o empeoró para las bandas que están surgiendo?

Afortunadamente hemos tenido suficiente inteligencia adaptativa para sobrevivir -y hasta gozarnos- estas olas que de la industria nos ha tocado surfear. De lo analógico a lo digital y de lo digital a lo analógico, de las disqueras que se convirtieron en redes sociales… lo artesanal sacrificado en los altares del poder de la inmediatez. Pero los cambios no cesan. ¿Cómo hacer para salvarlos todos? Respetando al arte. Creando con pasión. Dándole mucho valor a cada concepto, del que se derivarán títulos, canciones, versos, líneas melódicas, patrones rítmicos. Reflexionamos: ¿es el medio el mensaje? La gente se atrae por los contenidos, no por los soportes. Si el énfasis está puesto en el lugar correcto, la música trascenderá.

¿Están preparando nuevo material?

Le queda mucha vida útil a nuestro álbum más reciente, el Bailando Sobre las Ruinas. Hemos lanzado de él, hasta ahora, “Los que se quedan, los que se van”, “Todo está muy normal”, “A mí me gusta el desorden” y próximamente “Ska Mundo Ska”. Le tenemos mucha fe a otras canciones del disco (“Los zombis están de moda”, “Estoy buscando algo en El Caribe Vol. II”, “La Temperatura”, la misma “Bailando sobre las ruinas”) y en general a ese hilo conductor que amarra todo el disco. Creemos tiene pertinencia apostarle más y más a lo que ahí decimos. Ahora bien, sí es muy cierto que la banda creativamente no se detiene. Pensando en Centroamérica y en Venezuela lanzamos en marzo un sencillo nuevecito, sin disco que lo cobije, con Los Rabanes de Panamá. En mayo estamos lanzando otra canción, hecha a cuatro manos con La Tremenda Korte, de la Ciudad de México, apuntando al público chilango… Probablemente el nuevo disco de Desorden termine como una compilación de buenas colaboraciones con artistas de distintas regiones, eso sí: lo nuestro serán featurings con propósito, con concepto, con mensaje. Probable que sea ese el resultado de estos tiempos de éxodo, de arraigos, de diásporas.

Probablemente la mayoría de nosotros ya escuchemos la mayor parte de nuestra música en soportes digitales. Más allá de la parte legal, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

Porque exaltamos el valor artístico de los soportes físicos. Porque esos formatos son divertidos, hermosos, inspiradores. Porque invertimos creatividad a los conceptos y artes gráficos, a lo fotográfico, a los textos. Un disco, visto así, es mucho más que un disco. Es una experiencia retadora, múltiple. ¡Porque nosotros también somos coleccionistas!

Obvio que no nos reñimos con lo digital, a mucha gente le gusta almacenar su música en su móvil, o en la nube. Todo bien. Pero siempre que podamos decir presente en todos los formatos posibles, lo haremos. Bailando sobre las ruinas está en iTunes, Spotify, YouTube… en términos de distribución hay que saber jugarla en toda la cancha, ya saben cómo es. En físico el álbum se ha editado en España, Alemania, Venezuela, EEUU y ahora recién en México. Cada edición tiene diferencias entre sí, bien en la gráfica o el tracklist. Existe en CD y en vinyl de 180 gramos. Los sencillos de este disco los hemos lanzado en formato pasaporte/mini-CD, en cassette y en 45 rpm…

Van a estar tocando en Groove el próximo 1 de junio, ¿qué nos pueden contar sobre el show?

Será nuestro segundo recital en Buenos Aires, y regresamos con todo: emocionados y agradecidos porque entendemos hay buenas expectativas de convocatoria y porque Groove es una sala muy importante. Llevaremos a escena un repertorio dinámico, fiestero, un recorrido anchilargo por nuestra ya larga historia musical. Obvio le pondremos cariño a nuestros repertorios más recientes, pero no dejaremos de lado los clásicos desordenados ni tampoco pasaremos bajo cuerda que estamos en el año de la celebración 30 de nuestro primer álbum. Vamos a sudárdonosla desde las tablas, con el mejor ánimo de enamorarles, tanto a nuestros panas venezolanos como a todos los argentinos que acudan a la cita.

La gira por los 30 años ya lleva un tiempo, y ahora los trae por Argentina. ¿Ya conocen al público de acá? ¿Cómo esperan ser recibidos?

Ahora estamos montados en la gira Bailando Sobre las Ruinas 2018, no en la de los 30. Solo que siempre nos están preguntando la edad y ahí viene la confusión (risas). Sabemos de sobra que la Argentina es una audiencia culta que ha visto muchas, muchas cosas, y que en esto de la música no se deja meter cuento. Los argentinos tienen, a la vez, el corazón noble y entregado del hincha de estadio, pero también la exigente actitud del catador de vinos, del buen conocedor. Prendidos y sanamente críticos: una poderosa combinación. Acá les respetamos mucho y exactamente con esa energía vamos a visitarles. Serán ustedes los jueces.

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Principalmente en Instagram, que es la red social que más movemos. Por igual nuestro Twitter, Facebook y YouTube se mantienen activos. En todos lados nos consiguen como Desorden Público, @desordenpublico. Pásense. Será siempre un gusto recibirles.