Tomás Grandinetti, voz de Miniaturas de un Pavote, una banda que vive a 700km de distancia y rockea fuerte.

"(Bahía Blanca y CABA) tienen ventajas y desventajas, en eso no hay diferencias. En eso y en que queremos tocar en ambos, como en cualquier parte del universo"

Miniaturas de un PavoteMiniaturas de un Pavote

¿Cómo forma actualmente Miniaturas de un Pavote?

Actualmente, Miniaturas de un Pavote forma: Guillermo Ceñal (guitarra y coros), Facundo Piris (bajo), Gonzalo Rodríguez Franco (guitarra), Nacho Stanley (batería) y yo, Tomás Grandinetti (voz).

¿Cómo fue el comienzo de la banda?

La banda se formó en el año 2003, en el barrio de Paternal. Guillermo, Facundo y yo, nos conocimos en la escuela secundaria Julio Cortázar que queda en la calle Bogotá al 2000, creo que en el barrio de Flores. Ahí comenzó a forjarse lo que hoy decantó en MD1P. Tuvimos varios proyectos que por distintos motivos se disolvieron y entonces, más o menos en el 2014, con la incorporación de Gonza en la otra guitarra y, por aquel entonces, mi hermano en la batería, se formó MD1P. Al año siguiente grabamos nuestro primer EP Cintas borradas y, junto con algunos temas más, salimos a tocar. Sí mal no recuerdo, a finales del 2016, principios del 2017, se unió Nacho a la banda para reemplazar a mi hermano que se iba por motivos personales, y así llegamos a la formación actual, la qué a grabó nuestro primer disco (que salió a principio de éste año) Uniformes rojos, uniformes negros.

¿Cómo surge su nombre?

El nombre fue sacado de un tema de Divididos: “Basta fuerte”. Durante el transcurso del mismo, Arnedo realiza un relato que en una parte dice “Despelote en el toilette de damas por las miniaturas de un pavote”.

Nosotros crecimos escuchando Divididos, admiramos mucho lo que hacen y por eso decidimos tomar un pedazo de su arte para nombrar nuestra banda. Con el tiempo fue apareciendo un sentido distinto de la frase, más personal. Es como cuando le pones un nombre a tu hijo, al principio podríamos decir que la persona y el nombre están desligados, pero con el tiempo parecen metamorfosearse uno con otro. Bueno, acá es lo mismo. Pero siempre recordamos y aclaramos de dónde viene, por respeto y admiración hacia Divididos.

Cuéntennos con que se van a encontrar quienes los escuchen. ¿Cuáles son sus raíces?

La banda encuentra sus raíces en lo que fue la música que nos dejaron los años ´90. Sí bien estamos en constante aprendizaje y búsqueda de cosas nuevas, a la hora de componer, por el momento, parece que inconscientemente nos retrotraemos a aquellas bandas de nuestra juventud. Digo inconscientemente porque no buscamos parecernos a nadie como supongo que ninguna banda busca (quiero creer). Alguna vez, tal vez, tratamos de imitar a nuestros ídolos, pero por suerte nos dimos cuenta de que eso no lleva a ningún lado real. Los Redondos, La Renga, Sumo, Los Piojos, Callejeros, Divididos, por nombrar algunas bandas nacionales, después, como buenos hijos de MTV, Red Hot Chili Peppers, Nirvana, Pearl Jam, Bowie, The Rolling Stone. Pero sí alguien encara nuestra música es probable que no encuentre nada de esto, como dije antes, esto no es algo que uno dice “quiero hacer un tema como Nirvana”, al menos no nosotros, esto es algo que está arraigado a tu inconsciente y que sirve de respuesta a éste tipo de preguntas.

A pesar de ser una banda nacida en la Capital, tienen un fuerte anclaje en CABA y en Bahía Blanca, con casi 700km de distancia. ¿Cómo se da esta situación?

En primer lugar se da por la facilidad que hay, hoy día, de comunicarse. Pero al margen, yo vivo en Bahía Blanca hace cinco años y desde mis posibilidades, trato de hacernos conocer.

¿Cómo ven hoy la escena Under de Capital y de Bahía Blanca y que diferencias encuentran entre ellas?

Son dos escenas completamente diferentes. En capital la oferta es inmensa, infinita y de una completa variedad, pero este rasgo positivo del under en capital, acarrea una dificultad clara para el crecimiento de las bandas locales o de alrededores. En el caso de las bandas independientes como nosotros, cuestan mucho la convocatoria y la difusión, y sí a eso le sumamos los infinitos lugares que existen a los que se puede concurrir un fin de semana a la noche, hace que uno se sienta una miniatura.

En Bahía Blanca también existen muchísimas bandas, demasiadas, tal vez, para las dimensiones geográficas de la ciudad. Incluso, demasiadas bandas para tan pocos lugares capacitados para tocar. Ésta situación permite una mejor convocatoria tanto para las bandas locales como para las que vienen de afuera. La gente de aquí, incluso yo mismo, escuchamos radios locales, el boca en boca aún existe y es efectivo y, aunque a veces sea de forma sectaria, existe mucha solidaridad entre los músicos: casi todos nos conocemos.

A pesar de éstas diferencias mencionadas, en lo personal, encuentro cierto encanto tanto en un lugar como en otro. Ambos lugares tienen ventajas y desventajas, en eso no hay diferencias. En eso y en que queremos tocar en ambos, como en cualquier parte del universo.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Es totalmente cierto eso de que, mediante las plataformas digitales, un disco puede llegar a cualquier lugar del mundo. Sin embargo, valdría aclarar, desde mi punto de vista, que eso sólo no alcanza y no es sinónimo de progreso. Suena cliché, pero en los tiempos que corren todo se volvió demasiado efímero, y esa facilidad que te da internet tiene su letra chica. El uso de plataformas digitales y redes sociales es un arma más que sumamos para progresar, pero muchas veces, por más “gratuito” que esto parezca, los usuarios “Premium” sigue yendo siempre un paso adelante. Contamos con las herramientas necesarias: Coraje, resistencia, insistencia y gente que amamos y nos ama.

¿Qué nos pueden contar sobre su nuevo disco Uniformes rojo, Uniformes Negros?

Uniformes (como nosotros le decimos, para abreviar) es para nosotros un sueño cumplido. Dentro de nuestras posibilidades económicas, intelectuales y musicales, logramos un disco conceptual del cual estamos más que orgullosos. Es un disco en el que laburo mucha gente a nuestro lado y eso tiene un valor único. Uniformes contiene nueve temas que llevan al oyente por un lado y al lector por otro. Digo lector, porque el disco físico contiene un cuento que narra la historia de un personaje que va atravesando las canciones de manera personal. Un cuento (y un disco) que viene ilustrado por Ricky Tunez (artista plástico de Carlos Casares) y que contiene un prologo de Facundo Maidana (escritor bahiense). Uniformes el mejor primer disco que pudimos haber logrado, una base sólida y bella.

Probablemente la mayoría de nosotros ya escuchemos la mayor parte de nuestra música en soportes digitales. Más allá de la parte legal, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

En nuestro caso se da por diferentes motivos. Como ya dije anteriormente, somos hijos de los ´90. Un disco físico, en algunos casos, en una pequeña obra de arte. Uniformes, insisto, cuenta con nueve canciones y una suerte de pequeña novela gráfica. Entonces es, en parte, nuestro amor por distintas ramas artísticas el que nos exigió insistir con hacer algo que se pueda escuchar, leer, mirar, tocar y oler.

Tienen varios shows por delante presentando el nuevo disco, ¿por dónde se van a estar presentado?

Las fechas próximas que nos esperan son: 21 de Abril en El Motivo (Bahía Blanca) junto a Sonares, 29 de Abril en Viento Sur (San Pedro), 12 de Mayo en La Fábrica (Carlos Casares) junto a La Mancha de Rolando, 19 de Mayo en Tiggano (Ramos Mejía) y finalmente la presentación oficial en Kirie (San Telmo, CABA).

En este mundo hiperconectado, ¿cómo y dónde podemos escucharlos y seguir sus noticias?

Facebook, Twitter, Instagram y Spotify.