Federico Verteramo cede su apellido para el proyecto blusero Verteramo Trío, y nos cuenta su actualidad.

"Cada vez apostamos más a la autogestión..."

Verteramo TrioVerteramo Trio

¿Cómo forma actualmente la banda?

La banda forma tal como fue concebida, con Germán Pedraza en la batería, Christian Morana en el bajo y Federico Verteramo en guitarra y voz.

¿Cómo fue el comienzo de la banda?

En 2007, siendo muy jóvenes, conformamos una banda que se llamo Los Huesos de Gato Negro; grabamos discos, hicimos giras, aprendimos y nos insertamos en el circuito de Blues de Argentina. Cuando la banda se disuelve en 2012, y al tener motivaciones para seguir tocando, conformamos este nuevo proyecto con el bajo, la batería y la guitarra del proyecto base original.

¿Cómo surge su nombre?

A lo largo de la historia del blues ha sido muy común que las agrupaciones lleven el nombre del cantante guitarrista, cantante armonicista o cantante pianista. En nuestro caso partimos un poco de ese concepto, pero suprimimos mi nombre y agregamos “Trio”, con la intención de dejar claro que es una agrupación con un proyecto en común y no un solista.

El Blues tiene algo fundamental que es el sentimiento, uno puede hacer pop sin sentirlo en las venas, pero el Blues parece ser distinto. También, y para muchos, a veces parece como el buen vino: mejora con los años. Ustedes son músicos experimentados, pero jóvenes, que no adoptaron una postura clásica a la hora de mostrarse y apartaron ciertos prejuicios tontos. En general, ¿cómo los recibe el ambiente? ¿Cómo una renovación o con recelo?

Notamos que somos bien recibidos por nuestros pares y el ambiente, y supongo que tiene que ver no con “no haber adoptado una postura clásica” sino con que no adoptamos ninguna postura. Simplemente nos mostramos como somos. Alguna vez charlamos entre nosotros el tema de la imagen y de las pocas conclusiones que recuerdo es tener como premisa no disfrazarnos, ni siquiera de bluseros así como también intentar evitar los estereotipos más obvios a los que el género está asociado y ya extensamente explotados.

¿Cómo ven hoy la escena Under? ¿Y cómo se ven ustedes dentro de la misma?

Dividiría la respuesta en dos aristas. Por un lado considero que tenemos una escena under grandiosa y amplia a nivel musical. A pesar de las dificultades que todos conocemos, los músicos se las arreglan para expresarse y crecer. Veo un nivel muy alto en todos los géneros. Con la banda tuvimos la suerte de llevar nuestra música al exterior y vincularnos con escenas under de otros países, desde donde revalorizamos y descubrimos que la música que se toca en Argentina está en un muy alto nivel. Pero lamentablemente, por otro lado, veo la escena under en una situación crítica en cuanto a las condiciones por lo menos malas, y en algunos casos desleales, por las que los músicos argentinos tienen que transitar o ir esquivando a cada paso. A nosotros mismos nos veo resignados. Por eso cada vez apostamos más a la autogestión y a que cada paso que demos esté firme en conceptos que consideramos correctos para nosotros y los demás. Paralelamente, también trabajamos fuertemente para consolidar a la banda en el exterior con una segunda gira por Europa en marcha y nuevas giras programadas a países limítrofes, más algún proyecto sorpresa más en carpeta.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Sí, en ese sentido me parece que las posibilidades son infinitas y la libertad de poder tomar todas las decisiones en función de la dirección que elijamos también me parece impagable. Con el nuevo paradigma de la distribución digital tenemos un alcance mundial para cualquier banda, inimaginable hasta hace unos años y las posibilidades de progresar son muy altas al ser también las posibilidades muy diversas. Habrá que estar atentos a las transformaciones que la música y los discos en sí mismo vayan teniendo. Porque si bien la distribución digital posibilita un alcance grandioso, también modificó los rituales en la manera de escuchar música; no sé cuánta gente hoy escucha regularmente un disco del primer al último tema sin interrumpirlo para cambiar de canción o artista.

¿Qué nos pueden contar sobre su último disco?

Para este disco, el primero íntegramente bajo el proyecto Verteramo Trio, buscamos reproducir con contundencia el repertorio con el que estuvimos girando durante segunda parte de 2015 y primera de 2016. Al volver de nuestra gira, durante un mes por Europa en abril y mayo de 2016, sentíamos que estábamos en un gran momento y nos pusimos en marcha para retratarlo pronto. Julio Fabiani tomó el rol de productor y durante dos meses pulimos el repertorio, para finalmente en julio de 2016 culminar en dos sesiones de grabación en Estudios Del Parral. A la formación estable del disco se sumaron a cantar una canción cada uno: Guido Venegoni, de Tamesis, y Florencia Andrada, que es una gran cantante de soul con dos discos editados. También participaron Jorge Costales en armónica, Tavo Dorestes y Anahí Fabiani en piano, Yahir Lerner en trompeta y Federico Álvarez en saxo. Las canciones que conforman la placa son en su mayoría de culto, dentro del género y la historia del Blues, rescatadas para reinterpretarlas desde la perspectiva de una banda que toca y vive en el siglo XXI, y así como también versiones de temas como el clásico de The Rolling Stones “Honky Tonk Women” y un tributo a Ray Charles con la interpretación vocal de Florencia Andrada en “(Night Time) is the right time”.

Probablemente la mayoría de nosotros ya escuchemos la mayor parte de nuestra música en soportes digitales, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

Es una muy buena pregunta y usualmente lo charlamos con Christian. La respuesta más convincente para editarlos en formato físico es que durante las giras aun se venden y representa no solo que una nueva persona llegue a tu música sino también un modo de ingreso. Sin embargo, y en línea con lo que decía anteriormente que la manera en que se escucha música está cambiando, seguramente más temprano que tarde los discos serán obsoletos y ya nadie tendrá donde reproducirlos. Esa justamente es la segunda respuesta, por una cuestión digamos romántica, en la que sabiendo que está próximo a morir quisiera aun poder disfrutar de poder editar discos y tener sus cajitas.

Cuéntennos sobre su próximo show.

El viernes 7 de abril a las 21 estaremos presentando el flamante disco en Buenos Aires en el Conventillo Cultural Abasto, Anchorena 575, frente al shopping Abasto. Estarán presentes todos los invitados del disco. Las anticipadas tienen un costo de $100 y se pueden conseguir en: Disqueria Primal Scream, Pasaje Soria 5008 (Palermo, Plaza Serrano, Encuentro Sudeste Librería, Av. Corrientes 1773 casi esq. Callao) y Escuela de Blues, Julián Álvarez 2332, Palermo.

¿Cómo y dónde podemos escucharlos?

El 7 de abril por la noche presentamos el disco en vivo. A partir del 8 de abril el mismo estará subido a todas las plataformas digitales. Mientras tanto pueden estar atentos y ponerse en contacto a través de las redes (Facebook, twitter, instagram) como /verteramotrio.