Daros de Las Caras de Brucklyn nos cuenta sobre su próximo disco y el show que viene junto a Las Manos de Filippi.

"La raíz más fuerte es la realidad del barrio, pero tratamos de decirlo con la inmensidad de cómo lo vivimos."

Las Caras de Brucklyn

¿Cómo forma actualmente Las Caras de Brucklyn?

Las Caras de Brucklyn conforma su plantel, con: Guillermo Maikel Sequeira en guitarra, Ariel Zelaya en batería, Yago Lopumo en la otra guitarra, Maximiliano Fernández en bajo, y yo, Daros, en la voz.

¿Cómo fue el comienzo de la banda?

Con Maikel, tocábamos en otras bandas y luego de varias idas y vueltas, ideamos este hermoso proyecto a fines del 2013, al que luego se sumó el resto de los músicos. La banda se plantó mejor en el 2014, con el demo “Revolución”, compuesto casi en su totalidad con anticipación, y fue solamente darle vida a las canciones.

¿Cómo surge su nombre?

El nombre surge de una muletilla usada, fue un chiste que terminó por darnos la identidad. Después vimos la riqueza de lo que reflejaba el nombre y nos gustó.

Cuéntennos con que se van a encontrar quienes los escuchen. ¿Cuáles son sus raíces?

Las raíces de la banda son muy variadas: es una mezcla de calle, noche, amor y Dios sobre todo. La raíz más fuerte es la realidad del barrio, pero tratamos de decirlo con la inmensidad de cómo lo vivimos. Aquel que escuche Las Caras de Brucklyn va a sentir honestidad en muchos aspectos, desde el sonido hasta las letras. No vendemos humo en ese caso y tampoco ofertamos lo que creamos, eso hace que el valor se note y no en lo monetario.

¿Cómo ven hoy la escena Under? ¿Y cómo se ven ustedes dentro de la misma?

La escena under esta agobiada por ofertitas de empresarios y son pocas las bandas que trabajan, son más las que compran los logros, que las que logran. Hoy si no sos hijo de alguien o no transas con agrupaciones de marketing, no vales. Dentro de la escena del rock nos vemos como salmones a contra corriente. Y ojo, no somos una banda contradictoria, sino más bien un grupo de muchachitos que eligieron no vender su alma a lo efímero. Creemos que con fe, voluntad, amor, ganas y buenos principios, no necesitamos ladrar tristezas para emparentarnos con la sensación de dolor que les generan a los jóvenes los que dicen manejar la batuta.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Es complicada la dependencia de la distribución, más cuando no hay apellidos que certifiquen tu profesionalismo. Hablamos de firmas y sellos que hacen que te vean con ojos de promesa y alguien diga que vale la pena mover la propuesta de estos tipos. Las redes son una realidad, manejan el futuro de miles de artistas hoy día, pero también es un hecho la voluntad que ponemos para aprender a usar estas herramientas cibernéticas. La mayor herramienta para percepción del mundo actual es el cashe y con eso baila el mono y el circo a la par.

Si hablamos de amor a la música, la fuerza de lucha, las ganas de gritar lo que se siente como verdad, la salud que gobierne el cuerpo, la capacidad de no joder a nadie para llegar a algún lado, entonces, ¡Sí! creemos tener las herramientas suficientes y necesarias para crecer.

Ya cuentan con dos demos, y están preparando su primer disco oficial. ¿Qué nos pueden adelantar de lo que se viene?

Lo que viene es un sueño para nosotros. Ser independientes y con bajos recursos, te hace saborear los logros con otro paladar. El disco es un conjunto de textos con melodía y melodías que hablan. Es rock y usamos otros planos de creación que nos abrió abanicos de sensaciones.

Les podemos adelantar que, nuestro primer disco se va llamar Revelaciones y cuenta con 11 canciones y la idea es que el que lo escuche, no solo lo escuche y lo baile, sino que lo oiga con el espíritu y el corazón.

Probablemente la mayoría de nosotros ya escuchemos la mayor parte de nuestra música en soportes digitales, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

Porque el día que se pierda el formato físico (hablando de discos), hemos de decir con gran dolor que nos han robado el arte de tener en mano lo que amamos, lo que creamos. Creemos que editar un disco físico es dejar en el mundo un poco de lo que fuimos, porque algún día las maquinas van a sobrecargarse, explotar y chau Internet, entonces solo el valiente que tenga un láser va a disfrutar de la música en su origen y esplendor.

Tienen una fecha muy especial en febrero junto a Las Manos de Filippi, ¿cómo viven la previa?

Sinceramente nos motivó mucho saber que taloneamos a Las Manos, porque admiramos su labor (estos tipos laburan posta), y hay mucho para aprender de ellos. En muchos aspectos nos emparentamos, por ejemplo con sus mensajes, y es lindo saber que por Florencio Varela todavía vienen grosos a decir su verdad. Muy agradecidos de ser parte.

¿Van a hacer algún show más durante el verano?

Sí, tenemos algunos lugares reservados, los cuales estamos cerrando todavía. Como explicaba antes, la picardía existe en los recintos, el que te da la oportunidad, también te quita más de la cuenta. Así está el rock y hay que ser muy cuidadoso con quien te comprometes. Seguramente nos demos una vuelta por Gualeguaychú, donde nos esperan con mucho amor, respeto y quizás también por Chascomús.

¿Cómo y dónde podemos escucharlos?

En Youtube podrán encontrar algunos temas en vivo y el primer demo (Revolución). En el correr de los días, ya va estar nuestro segundo demo llamado “Visiones ¡Aperi Oculum!”. En Facebook pueden encontrar data de los shows y las notas con los diferentes medios de comunicación y también contamos con Twitter e Instagram, para que podamos estar en permanente contacto con todos nuestros seguidores, a los cuales les agradecemos por apoyarnos siempre.