Damo está lanzando su primer disco solista y lo celebrará este sábado en el Teatro Sony.

"Este disco fluye, no cuento con expectativas, sino con camino a recorrer."

Damo

Damo, ¿cómo forma la banda que te acompañará este sábado?

Bueno, para el show de este sábado 17 de Diciembre cuento con una “bandaza”. Matias Schiavone en guitarra y programación, Javier Ientile en la parte “rítmica” ya que no es un formato convencional y vamos a estar jugando con un cajón peruano y algunos tambores extraños. Y una gran artista de la escena local en teclados y loops, la fenómena de Ignacia.

Vas a estar presentándote en el Teatro Sony, ¿qué tenés preparado para esta fecha?

Realmente es un concierto que nos divierte muchísimo, ya que vamos a estar tocando en un formato “Electro-Acústico”. Con muchas programaciones y loops dando vueltas por el aire. Hicimos mucho hincapié en generar ambientes y climas para que la gente no se acostumbre a los sonidos típicos de una banda de rock.

¿Cómo surge la necesidad de lanzarte como solista?

Esta necesidad nace a razón de formar parte de muchos proyectos como bajista y lidiar con algo común entre los músicos, el ego. Es algo que todos, obviamente, tenemos dentro. Pero quizá en un proyecto de “banda” la competitividad está a flor de piel. Y de esta forma yo tengo muy en claro mi rol como frontman y de eso hago un colectivo artístico donde cada uno es libre de generar lo que le sale del alma, sin prejuicios ni trabas.

¿Cómo definirías tu música?

Yo definiría mi música como la violencia de la madera, ya que el concepto desde un principio era sacar toda la “ira”, pero no desde un lugar típico, como es la distorsión, sino más bien desde la madera, desde lo más profundo de la naturaleza.

Estás lanzando tu primer disco Mis Manos. ¿Qué expectativas tenés para el mismo?

Este disco fluye, no cuento con expectativas, sino con camino a recorrer. Ya que el hecho de que hoy en día lo pueda escuchar cualquier persona, ya es un logro infinito. Lo hice en mi pieza, desde lo más profundo de mi corazón y para poder sacar esas historias que tenía dentro mío. Con lo cual, soy un convencido que si uno hace las cosas desde bien adentro, con el alma. El reflejo de todo esto la gente lo nota. Así que el camino es y será presentarlo cantidad de veces.

¿Cómo fue grabar tu primer disco solista?

Una experiencia magnifica, y tuve la suerte de contar con Leandro Lacerna en la producción musical del mismo. Eso me hizo crecer no solamente como músico sino como intérprete y persona. Estoy eternamente agradecido a Lean por las horas que convivimos en su estudio.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿crees que se cuenta con las herramientas necesarias para progresar?

Obvio, hoy en día tenés todo a tu alcance, con un “clic” podés llegar a quien desees. Tiene sus pro y sus contra, ya que estamos colapsado de info, con lo cual hay veces que el público se puede marear. Pero así todo es hermosa la época musical que vivimos.

Probablemente la mayoría de nosotros ya escuchemos la mayor parte de nuestra música en soportes digitales, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

Por la nostalgia, porque no hay mejor momento que romper el celofán y sentir el olor a tinta del librito, saber quién grabo, donde. Qué se yo…A mis 32 años estaré comenzando a ser un “poco viejo” y me sienta bien el hecho de escuchar un disco como se debe con una buena copa de vino.

¿Cómo y dónde podemos seguir escuchándote?

Simple, “Damo musica” en todas las redes sociales y “Damo Mis Manos” en las plataformas digitales existentes. O este próximo sábado 17 de Diciembre en el Teatro Sony.