Hernán Lerner presenta su nuevo disco Para Tus Malos Ratos, y nos cuenta todo en Lo Artesanal.

"No está claro cuál es el reemplazo del formato físico, hay que hacer discos aunque sea para regalarlos con la entrada."

Hernan Lerner

Hernán, vas a cerrar el año en The Cavern de Paseo La Plaza. ¿Cómo formará tu banda?

En la fecha de cierre de esta primera parte de presentación estarán Alejandro Fenili en guitarras y voces, Claudio Lafalce en guitarras, bajo y voces, Facu Scanzi en batería y percusión.

¿Qué nos podés adelantar del show?

En La función del sábado 17 vamos a recorrer buena parte de la discografía, el disco que estamos presentando y algún adelanto de un nuevo trabajo que vamos preparando.

Previamente vas a estar girando por el interior del país, ¿por dónde te vamos a encontrar?

Visitamos Villa Constitución, Rosario, Villa María, Tucumán, Córdoba, Zárate, Campana, ya estamos cerrando agenda para Ramallo, San Pedro, Chascomús, Tandil, Balcarce, Mar del plata, Tres Arroyos, Bahía Blanca, y esperamos poder cerrar trato hacia el sur profundo de nuestro país.

Estás presentando tu nuevo disco Para Tus Malos Ratos. ¿Qué nos podés contar de él?

Es un trabajo lleno de buenas vibras, de madurez artística, de ganas de convidar cada cosa vivida, técnicamente es el más logrado hasta ahora, una bisagra, donde participan músicos con los que nunca creí poder trabajar en otro momento.

En los 10 temas que lo componen, vas del Vals y la Rumba, al Tango y el Blues. ¿Cómo armás y pensás un disco con una rítmica tan amplia al momento de elegir y ordenar los temas?

No lo hago yo, le presento a Claudio Lafalce (que es el productor artístico de todo lo que hice salvo Canción de autor) una lista que promedia las 25 canciones, me costó años, pero entendí que los conceptos de producción y de ver los discos como obra integral en lugar de “Las diez canciones que más me gustan” es necesario para el resultado final. En fin, me ocupo de componer, luego el control pasa a Claudio, luego a quien quiera disfrutar el trabajo.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿crees que se cuenta con las herramientas necesarias para progresar?

Si, completamente, pero hay que saber usarlas, la gestión tiene reglas básicas como cualquier oficio; el desarrollo, la construcción de relaciones, etc. es fundamental, no es cuestión de creer en los versos marketineros a lo “Justin Bieber”… Quiero decir, cualquiera sabe que eso de que “colgué un video en YouTube y logré millones de visitas” es chamuyo, esto es trabajo, trabajo, trabajo.

Probablemente la mayoría de nosotros ya escuchemos la mayor parte de su música en soportes digitales, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

Porque no está claro cuál es el reemplazo del formato físico, hay que hacer discos aunque sea para regalarlos con la entrada. El que sabe degustar un trabajo quiere saber cuándo, cómo y con quién se grabó, de que año es, etc. Todo bien con lo digital, pero no se compara con entregar un disco en mano a cualquier seguidor y sentir que le estás dando un pedacito de vos.

¿Cómo y dónde podemos seguir escuchándote?

Redes sociales, como Hernán Lerner, google lo sabe todo…