Prisma lleva adelante un gran tributo a Pink Floyd por todo el país, y a poco de cerrar el año en Capital nos cuentan todo.

"En nuestro caso buscamos recrear la increíble energía que se vivía en los shows de Floyd."

Prisma

Prisma es una banda tributo a Pink Floyd, ¿por qué a ellos y sólo a ellos?

Floyd es la banda que como músicos teníamos todos en común y que además de gustarnos muchísimo. Representaba un desafío musical extra, tanto por la complejidad de sus composiciones y los climas logrados con sus pasajes sonoros, como por lo imponente de sus shows. Nos gustan las exigencias musicales, y así nos embarcamos en esta tarea hace ya tres años y no hemos parado de hacer shows por todo el país desde ese momento.

¿También buscan una estética en ustedes cercana a la que llevara la banda es un tributo más desde el lado musical?

Lo definimos como una experiencia. No es un tributo únicamente musical; está complementando con una importantísima puesta en escena, intentando recrear lo más fielmente posible la épica de los shows de la banda británica.

¿Por qué eligieron Prisma como nombre?

Tiene que ver con la famosa tapa del disco The Dark Side of the Moon. Es algo que representa a la banda a la a la cual homenajeamos y porque además nos pareció un nombre corto, fácil de recordar y con mucho impacto.

Cuando uno habla de una banda tributo, hay que buscarle una vuelta de rosca para que sea algo más que la banda que anima una fiesta. Algunos eligen imitar, otros recrear momentos, otros simplemente la veta musical. Ustedes eligieron ir un paso más allá, con juegos de luces, laser, videos... ¿Con qué se van a encontrar quienes los vean en vivo?

En nuestro caso buscamos recrear la increíble energía que se vivía en los shows de Floyd. Quienes nos vayan a ver se van a encontrar, no sólo con una representación musical lo más fiel posible, sino con una puesta en escena completísima; incluyendo mucho juegos de luces, humo, proyecciones de videos, y con una recreación de los climas que la banda lograba en sus presentaciones época tras época. La idea es que se sumerjan en la Experiencia Pink Floyd.

Teniendo en cuenta las exigencias de una banda convencional, como escribir temas, grabar, presentar el disco, y los egos que todo esto conlleva. ¿Consideran que es más fácil llevar adelante una banda tributo?

No es ni más fácil ni más difícil. Es diferente. Por un lado el hecho de componer algo que en primera medida le guste a los músicos y después además le guste a la gente no es una tarea fácil de realizar para nada. Eso, en contraste con sacar un tema ya escrito, por ahí pareciera más fácil, o más rápido que la tarea de componer. Pero, por otro lado, cuando uno interpreta en vivo un tema propio, ante un error nadie lo nota, o puede bien ser una variación que uno le quiso hacer a su propio tema. En cambio, cuando uno interpreta temas de otro, en especial de bandas tan icónicas, hay que tener mucho cuidado a la hora de interpretarlo porque hay muchos fanáticos que están pendientes de cada detalle. No hay que sacar únicamente la parte musical y coordinarla con los demás músicos, sino además el sonido lo más exacto posible. Eso se logra, no sólo con los elementos técnicos adecuados (sonidos de teclados, guitarras, afinaciones, etc.) sino además con mucho estudio, investigación y sobretodo práctica, tanto individual como ensayo general.

Se van a estar presentando en Octubre en la sala Caras y Caretas, ¿cuéntennos sobre la fecha?

Es una fecha pedida por la gente que ya nos vio en Agosto en el mismo lugar. La tomamos como una fecha de reposicionamiento de la banda en la ciudad de Buenos Aires. Venimos terminando nuestra tercera gira por todo el país, que ha sido tan exitosa como las dos anteriores, y por ello hacerlo en la ciudad de Buenos Aires representa un desafío y una satisfacción muy grande para nosotros. Estamos muy contentos y expectantes con lo que va a ser esta fecha. Por otro lado, es de destacar que la Sala de Caras y Caretas es realmente espectacular, y cuenta con una técnica realmente increíble en materia de infraestructura y luces, lo que nos entusiasma aún más para montar nuestro show.

A la hora de elegir los temas con una banda con tanto material, ¿cómo arman la lista del show?

Es un tema que nos demanda bastante tiempo y análisis. No es simplemente elegir temas que nos gusten, sino que le gusten a la gente y que además cubran un espectro amplio de la discografía de Pink Floyd, en un show que no exceda mucho las 2 horas de duración, lo cual no es fácil dado que muchos de los temas duran más de 8 minutos. Y además, a la hora de armar la lista, hay que cuidar mucho el orden en que se interpretan para poder generar un clima que envuelva a la gente en esa esencia floydeana, intentando hacer que no se note que el tiempo se pasa. Básicamente en cada presentación hacemos un recorrido por la vasta discografía de Floyd desde sus inicios hasta los últimos discos.

¿Los temas elegidos los tocan tal cual como fueron grabados en los discos a los que corresponden?

En su gran mayoría sí, otros buscamos versiones en vivo, ya sea de discos en vivo reconocidos como P.U.L.S.E. o Delicate Sound Of Thunder, o de interpretaciones de Gilmour o Waters solista; pero de vez en cuando, y sin descuidar la delicadeza de los temas, ponemos una pequeña impronta nuestra.

¿Dónde podemos seguir las novedades de Prisma?

A través de la página oficial, en Facebook, Twitter, o Canal de Youtube.