El ímpetu de Ixtlan se nota incluso a través de los bytes... Lean si no nos creen.

"La escena under sufre el paradigma de estar constantemente sometida a la industria del entretenimiento, del mismo modo que lo sufre el mainstream."

Ixtlan

¿Cómo forma actualmente Ixtlan?

Ixtlan somos Rodrigo Humeres en batería y coros, Nicolás Perri en guitarra, Manuel Dacunda en bajo y coros y quien escribe Joaquin Bañuelos en guitarra y voz. Es importante remarcar también el equipo que nos acompaña que son una pieza fundamental para cualquier movimiento de Ixtlan. Se ven 4 caras pero somos muchos más.

¿Cómo fue el comienzo de la banda?

La banda nace a principios de 2013. Ese verano nos metimos en el Estudio del Parral para darle vida a nuestro primer material: un EP homónimo de cuatro canciones. Gracias a ese material pudimos salir a tocar y realmente nos abrió muchas puertas, exprimimos esas canciones al máximo; aun sin certezas de que estábamos haciendo o hacia donde íbamos.

El tiempo nos fue encausando en nuestra búsqueda tanto musical como conceptual y así fue como para el año 2015 encaramos la grabación de Abismo, nuestro primer disco.

¿Cómo surge su nombre?

“Ixtlan” es una ciudad en México, y a su vez es el título del tercer libro de la saga “Las enseñanzas de Don Juan” de Carlos Castaneda. “Viaje a Ixtlan” fue un libro que nos marcó mucho, llegando al final del mismo uno se da cuenta que ese “Ixtlan”, a donde incansablemente intenta llegar el protagonista, no existe tal como él lo recordaba, obligándolo a recorrer un camino sin punto de llegada por el resto de sus días; pero con la tranquilidad de saber que lo importante es ese camino: el del conocimiento.

También es una canción del grandísimo L.A. Spinetta, ¡por lo que nos cierra por todos lados! (risas)

Cuéntennos con que se van a encontrar quienes los escuchen. ¿Cuáles son sus raíces?

Nuestras raíces vienen de lugares muy distintos. Creo que todos en nuestros años de juventud nos vimos fascinados por la esencia del Punk o el Punk Rock, quizá más por su espíritu transgresor que por su música, en mi caso; pero en paralelo curtimos músicas muy variadas. Creo que es algo fundamental a la hora de definir a Ixtlan, porque no es más ni menos que eso, la suma de las partes que lo componen.

Puertas adentro escuchamos y hacemos desde música clásica, hasta rap, pop, folklore o rockandroll; pero en Ixtlan se van a encontrar con una banda muy potente e intensa, seria, con un espíritu profundamente transformador, sin grilletes estilísticos ni postulados estéticos; pero con la certeza de que el arte debe ser una medio de formación tanto para el oyente como para el ejecutante.

¿Cómo ven hoy la escena Under? ¿Y cómo se ven ustedes dentro de la misma?

La escena under sufre el paradigma de estar constantemente sometida a la industria del entretenimiento, del mismo modo que lo sufre el mainstream.

Argentina es un semillero de artistas y profesionales increíbles, y lamentablemente reconocidos en todo el mundo menos acá. Yo creo que mucho de eso es herencia de una sociedad absolutamente eurocentrista, que adoptó sin cuestionamientos las costumbres y creencias de quienes colonizaron el suelo latinoamericano. Es lamentable que siempre elogiemos el producto extranjero y lo pongamos por sobre la producción nacional, sin recordar que esta tierra vio nacer a Atahualpa Yupanki, Ginastera, Piazzolla, Spinetta, García y otros tantos fenómenos: Maradonna, Favaloro, Scalabrini Ortiz, Monzón, y podría poner una lista de cien páginas.

Es importante reivindicar la capacidad con la que cuenta nuestro material humano, y no por esto renegar de nuestra herencia; los Argentinos somos el resultado de la mixtura de culturas y creencias muy diversas en constante yuxtaposición. Valorémoslo, respetemos nuestra cultura, respetemos la de nuestros antepasados y aquellas ajenas con las que compartimos el suelo; de todas hay mucho para aprender.

Ixtlan viene un poco a plantear eso y sentimos un compromiso muy fuerte a la hora reivindicar nuestro legado cultural.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Creemos que la tecnología sin duda es una herramienta muy útil, pero a la vez un arma de doble filo. Como bien decís, hoy un archivo de audio viaja en minutos de mi casa a medio oriente, pero el problema es cuando los músicos invierten más tiempo en su difusión que en la música en sí misma. Nadie va a aprender a tocar compartiendo contenidos en redes sociales, entonces ahí deberíamos reconsiderar que entendemos como progreso.

Yo personalmente, considero fundamental que los músicos se formen, no solo para enriquecer la música sino para que los ellos sepan que rol ocupan en la sociedad y cuáles son sus responsabilidades. Es común ver músicos reconocidos hablando en contra de la cultura y defendiendo con uñas y dientes el vaciamiento cultural que sufrimos desde hace décadas. Es también común ver músicos “despreocupados” por la realidad con la que lidian, y es lamentable. Los músicos tienen que volver a conectarse con el arte y con el rol social de un artista.

Del mismo modo que un médico, un músico necesita estar formado, y esto se aplica a cualquier oficio o profesión. En un circuito en el que es común trabajar en condiciones infrahumanas y peligrosas solo la educación puede terminar con el monopolio de los grandes sellos, radios y salas. No queremos más músicos electrocutados por la negligencia de bolicheros que explotan a los artistas. El primer paso es tener artistas bien formados, que no permitan este tipo de abusos.

¿Qué nos pueden contar sobre su último disco?

Abismo es un disco en el cual trabajamos casi dos años, creemos que le dimos un espacio y un tratamiento inusual, queríamos hacer un disco que nos gustara a nosotros mismos y de ese modo poder salir a defenderlo absolutamente convencidos. Tanto Javier Bañuelos (productor y técnico de grabación y mezcla del disco) como nosotros, fuimos muy obsesivos en relación al tratamiento del audio y de las canciones. Permitiéndonos ir y venir, dándole espacio a la experimentación y así también a los pasos en falso, de los cuales aprendimos mucho. Ese trabajo de prueba y error, de no cerrarle la puerta a ningún recurso sin probarlo y de llevar las canciones a su madurez a conciencia hacen de este disco un trabajo muy emocionante y formador para nosotros. Ojalá quienes lo escuchen sientan algo de todo eso, ya que esa es la fibra más íntima de la obra, la vulnerabilidad de un artista para con su propio proceso de transformación.

Probablemente la mayoría de ustedes escuchen la mayor parte de su música en soportes digitales, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

Nosotros creemos que un disco es más que la música que contiene. Un disco es el trabajo de mucha gente y es una obra integral, conceptual, estética y sensorial. Es el trabajo de más que cuatro músicos, Javier Bañuelos como productor y encargado de la mezcla, Hernán Asconiga masterizando luego ese resultado y Kevin Cabuli poniendo en imágenes todo eso que intentamos decir hacen a Abismo, y por eso es fundamental hacerlo físico, real, tangible.

El día de mañana los servidores pueden colapsar y perderíamos toda la información de ceros y unos que almacenamos, el disco lo vamos a seguir teniendo. Hay que defender a los discos del mismo modo que un pintor defiende los lienzos, ya que sin ellos el arte estaría manco.

Qué esta era virtual no nos aleje por demás del mundo en el que vivimos.

Cuéntennos sobre su próximo show.

El 4 de Noviembre en The Roxy Live vamos a presentar por primera vez al mundo Abismo. La idea es recrearlo de la manera más fiel posible, si bien nuestra música está en constante mutación. Todo el tiempo encontramos variables a la hora de recrear este disco y también consideramos que el trabajo en estudio es una faceta en la cual nos interesa decir una cosa, y el vivo es otra, en la cual nos gusta darle rienda suelta al costado más salvaje de Ixtlan.

Nuestra música oscila constantemente entre lo mántrico y ritualistico y lo crudo, salvaje y potente de la realidad; casi como la vida misma. Va a ser un show muy trabajado y con una puesta en escena especial.

Nos acompañan los 1915, que son una banda muy talentosa y vale la pena escucharlos.

¿Cómo y dónde podemos escucharlos?

Pueden seguirnos en Fb, Instagram y Twitter como @ixtlanoficial, y escuchar Abismo a través de Youtube o descargarlo gratis desde Bandcamp junto a nuestro anterior EP.