Kaled Pan es un prolífico artista cordobés que hoy en día lleva la voz de un nuevo proyecto Random Blue y nos cuenta sobre él.

"Es obligación del artista ir abriendo camino, investigar, probar, dejarse llevar por sus instintos."

Random Blue

Preséntense, ¿cómo forma Random Blue?

Rolo Casas en guitarra, Carlos Bini en bajo, David Caro en batería y yo, Kaled Pan, en voz.

¿Cómo surge su nombre?

El azul en todas sus variantes representa siempre cosas que son positivas: el agua de los océanos, el cielo cuando está despejado, la esperanza. También “blue” es tristeza en inglés, algo que aunque no sea positivo de entrada, es muchas veces el germen de emociones y sentimientos que cosas nuevas, crea nuevos renacimientos. Entonces Random Blue, sería como una selección azarosa de emociones, sentimientos y perspectivas, todas puestas en canciones.

Kaled, sos un caso rarísimo dentro de la música, volviste de ser solista a formar una nueva banda. Esto no suele pasar. ¿Qué te llevó a tomar esta decisión?

En mis conciertos y discos siempre hubo mucho protagonismo de mis músicos, aunque fuera solista. De hecho, hasta me bajaba del escenario para que cante mi guitarrista. Un poco porque entiendo que el ego arruina la obra del artista. Si para una canción mía es buena una parte donde yo no toco, y se luce uno de los músicos, ¿no es acaso bueno también para mí? Así lo veo, estamos sirviendo a la música.Entonces me crucé con músicos que admiro mucho, y extrañaba la mística de banda y pensé en armar una nueva banda con ellos. La banda siempre es más que el solista, el aporte de los demás enriquece la obra. Así que estoy contento con la decisión.

Algunas veces cuando una banda se forma y entra a grabar en tan poco tiempo, sus discos no terminan de representarlos, ya que las bandas tardan algún tiempo en lograr su identidad. Ustedes tienen una carta de presentación en su primer disco. ¿Cómo se sienten con respecto a lo grabado?

Muy conformes. De todos modos veo esto como un camino continuo. No creo que el primer disco nos condicione para lo próximo. Es obligación del artista ir abriendo camino, investigar, probar, dejarse llevar por sus instintos. No estamos ni cerca pensando en mantener un estilo para posicionarnos y mantener esa “quintita”. Pensamos en hacer el mejor disco que podamos, en innovar, en abarcar tanta música como podamos. Nuestra identidad surgirá a consecuencia de esta búsqueda. No aceptaría que la identidad de un primer disco me condicione para los próximos.

Decidieron agregar muchos arreglos de cuerdas, vientos y voces. En vivo, ¿usan las pistas o le buscaron una vuelta de tuerca a estos temas para representarlos de otra forma?

Por un lado, si una canción está bien hecha se puede tocar en cualquier formato. Así que no nos asusta tocarla sin las cuerdas o sin el clarinete. Por el otro, el vivo y el disco son dos instancias distintas. En el disco uno puedo agregar instrumentos, superponer voces o guitarras en capas infinitas y lograr el mejor sonido posible. El vivo tiene la transpiración, el contacto con la gente, la adrenalina del escenario, el vestuario, las luces. Cada instancia tiene lo suyo y nuestra idea es dar en cada una lo mejor que se puede, sin que una limite a la otra.

¿Cómo ven hoy la escena Under? ¿Y cómo se ven ustedes dentro de la misma?

Hay muchas bandas, y muchas propuestas interesantes. Me gustan muchas cosas que se hacen en el under y que piden pista en las ligas mayores.

Nos vemos tocando en todos lados donde se pueda, mostrando lo que hacemos. Nuestro plan es tocar en Buenos Aires seguido, y también visitar el resto del país. De hecho tenemos planeadas cosas en Santa Fe, Paraná y Rosario para Octubre. Y volver a Buenos Aires también.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen que cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Es un tema muy interesante y complejo. El avance de la tecnología permite que todo esté cerca y al alcance. Eso abre muchas puertas en todos los aspectos: es más fácil grabar, mezclar, masterizar y distribuir el material. Por otro lado, esto hace que se exponga mucha más música que antes, por lo tanto el “bosque” en donde uno tiene que mostrar su arbolito es muy tupido y es complicado mostrarlo habiendo tanto. Así que es Yin y Yang, como en todo. También el oyente, al tener tanto a disposición y al poder saltar de un tema a otro, sin tener que cambiar el disco o el cassette, ya ni siquiera el mp3, te da menos oportunidad de que le llames la atención. Pero es una época muy interesante, si uno aprovecha todo lo que tiene a mano, sabiendo que tener más cosas a disposición no garantiza una mejor obra. Por caso los Beatles grababan en 2, 4, hasta 8 canales y hoy cualquiera tiene en su casa 16. Eso no garantiza que uno pueda crear Abbey Road. Saber que la tecnología es sólo una herramienta es importante.

Probablemente la mayoría de ustedes escuchen la mayor parte de su música en soportes digitales, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

El formato físico lo editamos exclusivamente para prensa. Grandes bandas están vendiendo 2000 discos, ya no tiene sentido hacerlos. Pero es necesario por ahora para prensa. La verdad es que no tiene sentido sacarlos. Supongo que también hay un poco de tradición en querer el disco físico, pero hay que saber cambiar con los tiempos.

Cuéntennos sobre su próximo show.

El próximo es en Santa Fe, en Tribus, Santa Fe. Es la primera vez que tocamos ahí así que estamos muy contentos.

¿Cómo y dónde podemos escucharlos?

Estamos en Spotify y Itunes, ya que hablamos de plataformas digitales. Pero si alguno quiere el disco físico, que es muy bonito, puede venir a buscarlo a alguno de nuestros shows.