Cajale Cazazo, a través de Yuyi, dialogó con Lo Artesanal.

"Un nuevo disco implica para nosotros una nueva estética arriba del escenario."

Cajale CazazoCajale Cazazo

¿Cómo forma actualmente la banda?

Somos diez músicos: en batería Facu Lizondo, bajo Jona Adrover, percu para Tincho Serra, las teclas son de Tano Peri, en guitarras Fideo Oriani y Andy Tellechea, saxo Talo Beraza, trompeta Chino Vallejos, y las voces son de Riqui Quetglas y yo, Yuyi Guouman.

¿Cómo fue el comienzo de la banda?

Arrancamos en en junio del 2005, en La Mulata de La Plata; el primer bar que nos brindó su espacio y con el que seguimos manteniendo una gran amistad. Habíamos arrancado los ensayos hacía tres o cuatro meses, y nos mandamos. Ese año hicimos un par de fechas más y después nos metimos a grabar el primer disco de la banda (Cuando nos toca). Fue un arranque vertiginoso, con todas las pilas, porque queríamos grabar, queríamos plasmar todo lo que habíamos ensayado en el año y convertirlo en un disco; y así ocurrió. Y creo que el hecho de haber grabado enseguida nos permitió crecer mejor.

¿Cómo surge su nombre?

En el año 1992, en alguna ciudad del litoral argentino, se organizó un torneo de fútbol. A la final llegaron “Las superestrellas”, equipo de barrio céntrico en el que jugaban, entre otros, el hijo del intendente, y el número cinco de la liga provincial. Pero por el otro lado llegó “Panificación La Lydia”, equipo de barrio marginal que se presentó sin botines y cuyo arquero atajaba con guantes de lana. A los quince minutos del primer tiempo las superestrellas pasaron a ganar 1 a 0, pero en el minuto final, cuando ya no quedaba nada, La Panificación tiene un tiro libre indirecto a favor. Encara el esférico el negro Luján Miño, y cuando la pelota iba atravesando el área, y cuando el estadio era una tumba, se escuchó desde el alambrado un solo grito: “¡Cajale cazazo!”. El grito pertenecía a un hincha que quiso decir “encajale el cabezazo”, pero cuando se juntan el corazón con la garganta, poco importa cómo se diga. Si fue gol o no fue gol, ya es parte de otra historia.

Cuéntennos con que se van a encontrar quienes los escuchen. ¿Cuáles son sus raíces?

Creo que a través de los cuatro discos, hay algunas constantes y otras no tanto. La base de Cajale es rockera, de bata, bajo y guitarras rockeras; pero a eso se le suman aires rioplatenses, algo de ska, de punk, de reggae por momentos, de canción latinoamericana, de cumbia mestiza. En fin, por ahí anda el sonido de Cajale.

¿Cómo ven hoy la escena Under? ¿Y cómo se ven ustedes dentro de la misma?

Es un gran momento de muchas bandas del under, que están convocando mucha gente. El rock sin sello empezó a copar salas cada vez más grandes, sin intermediarios muchas veces, laburando como PyMEs, haciéndose cargo de cosas por fuera de lo estrictamente artístico. Y nosotros, remándola, como muchas bandas. Creciendo disco a disco, laburando mucho.

Antiguamente una banda dependía de que una discográfica los grabe, luego comenzó la etapa independiente en la grabación pero dependiente en la distribución; pero hoy el disco llega al otro lado del mundo por internet el día que sale. Con las redes sociales y los cambios en el terreno de la difusión, ¿creen qué cuentan con las herramientas necesarias para progresar?

Las redes se han convertido en aliadas de las bandas, casi al punto de no poder pensar una banda sin una red social. Algo inimaginable hace diez años. Nosotros hacemos todo el uso que podemos de Facebook, del Twitter e Instagram. Son esas las vías por las cuales avisamos que hay fecha, compartimos noticias de la banda, etc. De alguna forma, internet democratiza, hasta que viene un sello, pone mucha guita en Youtube, Spotify o donde sea, y los poderosos vuelven a obtener su espacio de preferencia en los soportes digitales; pero lo bueno es que contamos con la posibilidad de estar ahí, y de saber que hay muchos curiosos buscando músicas nuevas todo el tiempo.

¿Qué nos pueden contar sobre su último disco?

Para los ojos es un fragmento de una frase más larga: “Es bueno para los ojos mirar las cosas desde lugares diversos”. Basados en esa frase de Daniel Callejas, el disco, desde las letras, es una apelación a la tolerancia, una invitación a bucear en las zonas grises. Intenta ir por ese lado temáticamente. Desde lo musical, es otra vez esa mezcla de la que hablamos antes, algunos rocks de riffs potentes, canciones un poco más acústicas, algún aire de reggae, también de rock un poco mas punk. Acordeón, set de vientos, tres cubano, ukelele “peleándose” con una base bien rockera.

Probablemente la mayoría de ustedes escuchen la mayor parte de su música en soportes digitales, ¿por qué seguir editando en el formato físico?

Editar sigue siendo una forma de ingreso importante para las bandas under. Grabar es muy caro (aunque con los estudios caseros cada vez se pueden grabar más cosas con buenos audios) y vender discos es una forma de generar ingresos. A la escases de venta hay que responderle con buenas ediciones, que llamen la atención, que generen ganas de ser comprados. Nosotros solemos editar en formatos extraños (Para los ojos es un cubo), y nos da resultado. De todas formas, todo el cambio es tan vertiginoso que es probable que nuestro próximo disco vaya directo a los soportes, es imposible de predecir, creo que lo que más nos preocupa a los que hacemos discos es cómo sostenemos la idea de obra integral, como ofrecemos ese disco como una unidad temática, como un concepto estético, si después se desintegra en internet. Todo un desafío para nuestro tiempo.

Cuéntennos sobre su próximo show.

Un nuevo disco implica para nosotros una nueva estética arriba del escenario. Todo será nuevo, ya que va a ser el show con el que vamos a andar dando vueltas en principio, todo el año. Cajale dispara también desde lo visual, y en salas como el Roxy, donde está la posibilidad de hacer proyecciones y de tener un escenario grande, vamos a recorrer esos lugares que suelen darse en un recital de Cajale: imágenes que nos acompañan, escenografía vistiendo el escenario, una pizca de teatro, un par de momentos chiquitos, algunos amigos invitados y mucha interacción con el público.

Además de presentar el disco, vamos a tocar las canciones de los demás discos, así que seguramente será una noche de grandes emociones.

¿Cómo y dónde podemos escucharlos?

En Facebook, Twitter, e Instagram.