Ojerosa, a través de Nico Petrungaro, nos cuenta sobre el nuevo disco y el presente de la banda.

"Creemos en el rock para bailar y eso se mantiene en este disco."

Ojerosa

Antes que nada, preséntense: ¿Cómo forma Ojerosa actualmente?

Ojerosa somos: Ale Falcone en voz, Guido Donato en guitarra, Ramiro Vulijscher en bajo, Juan Sevlever en saxo, Pedro Lipovetzky en percusión y yo, Nicolás Petrungaro, en batería.

Están presentando su segundo disco, 4 mil Revoluciones. ¿Qué nos pueden contar de él?

4 mil Revoluciones es un disco de rock. Es la síntesis de un momento de la banda, que logra consolidar en 14 canciones las búsquedas musicales y contar algunas de nuestras sensaciones, ideas y sentimientos. Es un disco para escuchar a buen volumen y con algo de lugar para mover el cuerpo.

Decidieron incluir varios invitados, ¿cómo eligieron en que tema incluir a cada uno?

La elección de los invitados se fue dando naturalmente en el proceso de grabación del disco. Cada uno aportó a la construcción de la canción. Un poco elegimos y un poco cada canción eligió al invitado. Cada músico, cada amigo que participó del disco le dio su toque y selló la identidad del tema.

Al presentar el disco hablan de Lado A y Lado B. Los más pibes deben hasta perder el chiste de los viejos cassettes y renacidos discos. ¿Por qué fue este toque de nostalgia?

En un mundo que cada vez se nos propone como más efímero, en el que los tiempos complican sentarse a escuchar 14 canciones, no queríamos resignarnos a dejar afuera canciones que merecían ser escuchadas. Con esa idea, siempre pensando en poder sortear esas dificultades de la época, proponemos escuchar el disco en dos etapas: Lado A y Lado B. El toque nostálgico fue un poco una excusa para sortear las trabas de la modernidad.

En 2013 habían editado su disco debut ¿Quién Baila?. ¿Qué diferencias tiene con este nuevo material?

Continuando con recuperar el concepto del baile, creemos en el rock para bailar y eso se mantiene, pero este disco tiene una vuelta de tuerca más desde la sonoridad, los matices de las canciones y la búsqueda artística. Hay varios estilos que recorren las 14 canciones y van a encontrar un sonido con guitarras más distorsionadas y con melodías rockeras, recordando desde la rítimica y los arreglos algunas cosas de ¿Quién Baila?.

Siendo una banda joven, y conociendo el nuevo paño de la música consumida mayoritariamente en formato digital; ¿qué los lleva a seguir editando discos físicos?

El disco físico nos encanta. Propusimos en la estética un lindo diseño, con imágenes que rompen un poco con lo cotidiano para acompañar lo musical. También están las letras impresas en el diseño, a lo cual siempre le dimos y le damos un valor fundamental; el rock en castellano tiene mucho para decir y poder ir al disco físico a buscar las letras impresas es importante. Más allá de eso, sabemos que todos escuchamos mayormente la música desde los formatos digitales, por eso el disco se descarga de forma gratuita y todo el o la que quiera acceder a él lo tiene al alcance.

¿Cómo ven hoy la escena Under? ¿Y cómo se ven ustedes dentro de la misma?

La escena under repuntó en los últimos años, volviendo la música en vivo en general a los escenarios y a las noches. De a poco, después de estigmatizar a la música en vivo post-Cromagnon, los escenarios se multiplicaron, algunos prejuicios entre estilos musicales se fueron perdiendo y se ganaron algunos espacios en las noches. Todavía falta y falta mucho en el reconocimiento de la cultura y de los músicos como trabajadores, pero algo se ha avanzado en los últimos años. Hoy, frente a las políticas culturales que ofrece el gobierno, tenemos que estar organizados y trabajando.

En abril van a presentar el disco en el Uniclub, ¿qué nos pueden contar sobre la fecha?

El 8 de Abril tenemos una parada clave. Abre la noche una banda amiga: Alma Bouquet, y después seguimos abriendo la noche nosotros. Digo seguimos abriendo porque la noche sigue y la propuesta tiene que ver con que sea una verdadera fiesta donde el Rock en vivo sea el protagonista y el público se pueda quedar bailando y disfrutando la noche una vez concluido el recital.