El perro

Amén (Attaque 77)

El perro estaba revolviendo basura,

buscando algo que comer;

quise acercarme y ofrecerle mi ayuda,

pero el se echó a correr

Yo pude ver, yo pude ver la contorsión de su cuerpo

y la muerte en su piel;

creí que todo lo soñé, creí que todo lo soñé;

pero el perro estaba mirándome, lleno de miedo

Sus ojos eran como un par de agujeros,

se veía en su interior

que el corazón ya le latía muy lento,

de tanto entregar amor

Yo pude ver, yo pude ver la contorsión de su cuerpo

y la muerte en su piel;

creí que todo lo soñé, creí que todo lo soñé;

pero el perro estaba mirándome, lleno de miedo

El hombre del recolector se lleva la última ilusión,

el perro lo siguió detrás, nada para destacar;

el frió congeló mi sol y el día nunca comenzó,

la lluvia cae en la ciudad,

nada para destacar, hablaba sin razón

Me fui cargando la culpa del cobarde

y la impotencia de pensar

que al ser humano no le basta su raza

y destruye a las demás

Yo pude ver, yo pude ver la contorsión de mi cuerpo

y la muerte de mi piel;

creí que todo lo soñé, creí que todo lo soñé ante el espejo

observándome, lleno de miedo

El hombre del recolector se lleva la última ilusión,

el perro lo siguió detrás, nada para destacar;

el frió congeló mi sol y el día nunca comenzó,

la lluvia cae en la ciudad,

nada para destacar, hablaba sin razón

Hablaba sin razón