El tilín del corazón

El palacio de las flores (Andrés Calamaro)

Recién acabamos de empezar a correr,

no se puede parar,

la segunda parte es mejor,

hay que seguir hasta el final,

la última estación es opcional

Cuando en la carretera

se toma cierta velocidad

hay que recordar que la voluntad

sirve para empezar a correr,

no para terminar

Nacimos para estar en el camino

y el único camino es el porvenir,

todo está por venir

Mejor curtir el cuero

y supervivir es una buena elección

Alguna vez todos tuvimos

que agarrarnos del sombrero

porque la tormenta era cruenta

Y también hay que convencer

al tilín del corazón

Mirando pasar el pasado

no me estoy quedando mirando

nada más estoy arrastrando

a mi propia conducción,

un envión y otra canción

No escucho más el propio tilín

de mi cruel Alcatraz cora-moquetín

Tengo suficiente súper fe

y no se hace desear

el mármol de Plaza San Martín

Tremenda riqueza poder elegir, pero tiene que ser

en verdadera libertad, es el verdadero deber

Debería ser guardado como el fuego sagrado

que cuida las lapiceras que quieren escribir

y a los grabadores

No existen tiempos mejores

si no existe el tiempo,

qué gran evocación

No se dice es mala una canción,

qué temeridad

acusar de maldad a una canción

Buena oportunidad de callar,

además sólo existe una canción,

la que hace tilín en mi corazón

En Berlín sólo podemos escuchar,

porque no queremos oír,

porque no hay tiempo

y además acabamos de empezar a correr

Recién acabamos de empezar

es el tilín del corazón

No se puede parar una canción

si es el tilín del corazón